Artículos Científicos
  • Register

Pensamiento del Mes

" El amor incondicional es el más poderoso estimulante que se conoce del sistema inmunológico"
Bernie S. Siegel de Amor, Medicina y Milagros 1998.

La Obesidad bajo el Enfoque de la Programación Neurolinguística

Dra. Mercedes Schnell
Instituto de Medicina Experimental. Universidad Central de Venezuela.
(Correspondiencia: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. y Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.")

 

PESO CORPORAL
En personas consideradas médicamente de peso normal, la grasa corporal corresponde en el hombre al 15-20% del peso corporal y en la mujer al 20-25%. El peso de un individuo es un continuo que abarca desde déficit de peso - peso acorde con la talla y edad - sobre peso y obesidad hasta obesidad mórbida. La obesidad se caracteriza por un aumento de la grasa corporal sobre el rango antes mencionado. La determinación del porcentaje adecuado de grasa corporal de acuerdo al peso y talla de un individuo se basa en estudios epidemiológicos donde se demuestran correlaciones estadísticas entre peso corporal para una determinada estatura y la salud del sujeto o entre peso corporal para la talla y curvas de morbo-letalidad poblacional. Es decir, no hay una distribución bimodal de la masa de grasa corporal de los sujetos que permita establecer una diferencia clara entre una persona con peso normal y otra con déficit o aumento de peso. Las correlaciones estadísticas referidas supra demuestran que el peso corporal "ideal" se alcanza a los 25 años y corresponde con el contenido de grasa corporal que se definió como "normal" (15-20% en el hombre y 20-25% en la mujer). Los estudios de composición corporal demuestran que, tomando en cuenta que el agua aporta el 60% del peso de un individuo, las proteínas contribuyen con aproximadamente el 17% del peso corporal de las cuales solamente se pueden recambiar sin trastornos de la función corporal la mitad. Los hidratos de carbono contribuyen con 0.8% máximo y la grasa es la que contribuye con el mayor porcentaje es decir que entre 15-25% del peso corporal corresponde a grasa. 
 
Si se transforman estas cifras y se calcula la capacidad energética almacenada en estos compartimientos se muestra que las proteínas son el 23%, los carbohidratos el 1% y el resto, mas de 70%, corresponde a la grasa corporal. Es evidente entonces que procentualmente el compartimiento de mayor recambio es el correspondiente a los glúcidos y el de menor recambio es la grasa corporal. Expresado de otra manera, los glúcidos se recambian totalmente en 24 horas y por tanto no pueden ser considerados un compartimiento de reserva energética. En cambio como la grasa se recambia relativamente poco en el mismo período, este compartimiento constituye la mayor reserva energética del organismo. En condiciones normales, si no hay hipertrofia muscular severa o retención de líquidos, el aumento de peso corporal es casi totalmente debido a un aumento de la grasa corporal. Como consideración práctica un aumento de 1 Kg. sobre el peso ideal corresponde aproximadamente a un aumento de adiposidad del 50%. 


SOBRE PESO Y OBESIDAD 
Para que el peso corporal aumente debe existir una ganancia positiva de energía es decir, el ingreso energético debe ser mayor que el egreso y este exceso de energía independientemente del sustrato metabólico que lo provea es acumulado en forma de grasa. 

El aumento en la ingestión de energía puede presentarse de diversas maneras sin embargo, una de las más comunes es la ingestión de grasa oculta. En este caso las cantidades de alimentos ingeridos no son necesariamente grandes debido a la alta densidad energética de los lípidos, es la calidad de la alimentación la que determina la aparición de la obesidad. 

La otra forma común de ingerir energía en exceso es la ingestión de alimentos en grandes cantidades lo cual ocurre con frecuencia por patrones familiares ello trae como consecuencia que conscientemente el sujeto no se de cuenta pues comparado con sus pares familiares él es un individuo "corriente". Este último ejemplo se hace evidente cuando se revisan las raciones de alimentos ofrecidas en las ventas de comida en algunos países como Estados Unidos donde las porciones son mucho más grandes y ricas en calorías que en otras sociedades como la Europea. 

En ambos casos (ingestión inadecuada en calidad o cantidad de los alimentos) es el sujeto quién determina cuando y cuanto ingiere pero puede haber presión social para aumentar la ingesta. Se ha demostrado que la obesidad ha adquirido el rango de endemia en los Estados Unidos pues las estadísticas muestran una tendencia importante al aumento de la obesidad en la población Americana, lo cual se considera en parte debido a un cambio poblacional en los hábitos alimenticios que abarca incluso las raciones caseras. 

Ahora bien independientemente cómo ocurra el aumento peso, el punto límite es la ingestión excesiva de energía respecto al gasto energético del sujeto. Si se revisa el proceso de ingestión de alimentos, en humanos sanos, se demuestra que existe una regulación a largo plazo que está integrada en el sistema nervioso central: en el hipotálamo lateral, en el núcleo ventro lateral y en el área dorso medial del hipotálamo están situadas las neuronas que responden a la sensación de hambre y por ello se denomina esta zona centro del apetito. Se propone como centro de la saciedad la zona del núcleo ventro medial del hipotálamo. 

La regulación de la ingestión de alimentos es un fenómeno complejo pues estas áreas reciben aferencias tanto de la corteza cerebral como de la periferia. Luego a nivel hipotalámico se integran esas señales que son nerviosas (sistema nervioso autónomo) y endocrinas (CRF, MSH, ACTH, Esteroides suprarrenales) y se emite una respuesta que en parte ocurre por vía neuroendocrina y en parte por vía nerviosa mediante el sistema nervioso autónomo. Es interesante notar que este sistema de regulación está íntimamente relacionado con los sistemas reguladores de la emoción y del refuerzo, es decir con las respuestas del sistema límbico - hipotalámico. Médicamente se describen obesidades secundarias a trastornos orgánicos del sistema central de regulación del peso corporal pero la incidencia de estos casos es muy baja. 

En esta charla no se profundizará en la fisiología o fisiopatología del sistema de regulación de la ingestión de alimentos, por el contrario el énfasis será sobre los aspectos de la obesidad donde el uso de la Programación Neurolingüística tiene efectos importantes debido a que permite a las personas adaptarse al cambio que deben efectuar para lograr su objetivo con el peso corporal.


PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA
La programación neurolingüística (PNL) es una herramienta de comunicación basada en el modelo de lenguaje descrito por Bandler y Grinder quienes decodificaron el lenguaje de Virginia Satir, Frederick Perls y Milton Erickson usado durante sus sesiones terapéuticas. Estos tres terapeutas eran altamente eficientes por lo cual fueron tomados como modelo no solo para construir el lenguaje comunicacional sino para deconstruir y hacer reproducible muchas de las técnicas utilizadas por ellos. 

La Programación neurolingüística se define como el estudio de la experiencia subjetiva es decir, se dedica a conocer la forma como percibimos el mundo exterior, procesamos esa información, la almacenamos y generamos múltiples respuestas que pueden ser pensamientos y emociones que se traducen en una planificación que al final genera una conducta. 

En este sentido el modelo de la PNL propone que la experiencia se registra en base a la información que llega a través de los sentidos y que cada persona, de acuerdo a la circunstancia y a experiencias previas selecciona la información que guardará en la memoria, como experiencia a recordar, a partir de todos los estímulos externos. Sin embargo, no toda la experiencia primaria se almacena sino que parte es eliminada. Este proceso que filtra la información tiene múltiples componentes entre los cuales es sencillo entender los determinantes fisiológicos particulares de cada sujeto, como son por ejemplo las características particulares de los receptores periféricos determinadas por la herencia, y los determinantes psicológicos adquiridos a partir de situaciones emocionales anteriores al evento que se procesa. Esta información que se almacena estará codificada en el sistema nervioso central (SNC) no sólo por las representaciones correspondientes a los estímulos provenientes de cada sentido sino por la secuencia en la cual se almacenan. En una etapa posterior, para poder comunicar estas experiencias será necesario transformar la secuencia y la sintaxis de la experiencia primaria almacenada en una forma lingüística. La comunicación será más adecuada mientras más fiel sea al modelo que se desea compartir o transmitir. El modelo PNL incluye además el concepto de canal preferencial o guía que se aplica a la fase de recuperación de la información pues supone que las personas usan con mayor frecuencia una de las formas de representación al recordar las experiencias. Si se entiende este concepto es sencillo imaginar el uso de la PNL en el trabajo con el paciente obeso. 

Hemos visto que los pacientes con sobrepeso o con obesidad llegan a las consultas de PNL por múltiples razones siendo común que hayan probado diversos tratamientos durante mucho tiempo. Esto trae como consecuencia que nos encontremos con pacientes que de alguna forma se sienten incapaces de comenzar o mantener una cambio dietético y que expresan estas experiencias como "fracaso". Aún es más difícil la situación cuando se trata de pacientes que han utilizado drogas de efecto sobre el SNC o sobre el catabolismo lipídico es decir se les ha producido anorexia o aumento de catecolaminas con los correspondientes efectos secundarios y de una forma u otra creen en los efectos mágicos de las dietas o de los tratamientos. En estos casos es indispensable subrayar que la PNL no es mágica ni se trata de obtener resultados sin hacer ningún cambio en el estilo de vida. 

En el tratamiento de la obesidad el uso de la PNL en un primer acercamiento permite que el propio sujeto reconozca su conducta habitual. Es inútil intentar un cambio en un paciente que considera que su ingestión de alimentos es escasa y aún menos si la considera adecuada. 

Es posible entonces en forma genérica afirmar que la PNL permite en el tratamiento de la obesidad:

1.- Aumentar las posibilidades de hacer consciente en el sujeto sus hábitos alimenticios. 

2.- Facilitar en el paciente el aprendizaje de la aplicación de criterios de realidad en cuanto a si mismo y sus actitudes al comenzar un cambio de hábito alimenticio y de estilo de vida. 

3.- Que el paciente reconozca los efectos de sus propias cogniciones en su respuesta frente a los alimentos. 

4.- Facilitar el reconocimiento por parte del paciente de la relación emoción ingestión de alimentos. 

Más específicamente, la PNL permite ayudar al paciente en el sentido de: 

a.- Establecer sus objetivos con criterios de realidad. 

b.- Reconocer las ventajas emocionales que le proporciona tener sobrepeso y asegurar conductas que le permitan mantenerlas al cambiar de hábitos y por tanto de peso corporal. 

c.- Predecir los cambios que se presentarán al cambiar su peso y aspecto personal. 

d.- Conocer y evaluar los cambios emocionales que provocará el cambio de figura corporal. 

e.- Adquirir la motivación necesaria para comenzar el cambio nutricional y mantenerlo durante lapsos prolongados. 

f.- Reconocer y modificar la ingestión de alimentos secundaria a situaciones emocionales o secundaria a estrés. 

g.- Aprender a tomar sus decisiones respecto a su deseo de cambiar de hábitos alimenticios. 

h.- Usar estrategias para la escogencia de los alimentos online casino en diversas situaciones. 

i.- Adquirir habilidades que aseguren hábitos tales como velocidad de la ingestión de alimentos, tipos y presentaciones de los alimentos que sean las más adecuadas para lograr modificar la ingestión energética. 

j.- Sustituir creencias de identidad que sean limitantes para la modificación de conducta que se desea por creencias que habitualmente están presentes en una persona delgada. 

k.- Plantearse un futuro diferente al aumentar las opciones en diferentes contextos. 

Por último el paciente debe reconocer que el peso es el resultado del balance energético del individuo y por lo tanto es necesario que el paciente sea instruido respecto al tipo de alimentos que puede consumir en mayor o menor cantidad. Debido a las respuestas primarias que se obtienen frente a cualquier tipo de prohibición es necesario que el propio paciente llegue a un compromiso consigo mismo respecto a la modificación de la ingestión de ciertos alimentos ricos en energía o de difícil manejo en cuanto a cantidad. En este sentido las técnicas de PNL pueden resultar altamente eficaces por cuanto el propio sujeto decide como, cuando y cuanto de este tipo de alimentos va a ingerir. Esto unido a una alta motivación le permiten al sujeto plantearse y aceptar la posibilidad de controlar su propio peso.

Como es evidente en este resumen la PNL es una ayuda para el tratamiento de la obesidad pero nunca puede proponerse como una alternativa única de tratamiento.

Se hará a continuación un breve comentario sobre algunas técnicas de PNL que se usan para ayudar a los pacientes obesos. 

Previamente son necesarias algunas aclaratorias: 

a.-  Cada persona es particular y por tanto no podemos ofrecer un "protocolo de PNL" para el tratamiento de la obesidad o del sobrepeso. 

b.- Antes de comenzar debe examinarse al paciente o asegurarse que es visto por un médico especialista y por tanto se hayan estudiado todas las causas de obesidad, como por ejemplo la obesidad de origen endocrino, por terapia sustitutiva hormonal o por la ingestión de medicamentos que provoquen aumento de la grasa corporal o disminución del gasto metabólico. En caso de que estas causas estén presentes se debe explicar al paciente las probabilidades reales de éxito de al usar la PNL. 

En resumen es indispensable conocer la historia previa y actual de cada paciente. 

La experiencia ha demostrado que muchas veces los profesionales que desean ayudar a un paciente obeso en su adaptación a un nuevo habito alimentario no exploran el concepto que ese paciente tiene de su propia figura corporal ni usan técnicas que le permitan reconocer lo que hace, en ese momento o hacía en el pasado, que generó la obesidad. Por lo tanto, esta persona no conoce su situación actual y difícilmente podrá modificarla. Debido a esto una de las primeras técnicas que se utiliza tiene por objeto la confrontación de la figura corporal que el paciente supone que posee con la figura que realmente tiene. Para ello se le indica que se represente colocando, en palabras, los lugares del cuerpo que menos le agradan y los que acepta como adecuados. Además se le indica que en su casa y estando solo revise su cuerpo en un espejo y confronte lo dibujado con la realidad. Utilizando uno de los modelos lingüísticos de la PNL se confronta la imagen idealizada que tiene el paciente de si mismo y la imagen real. 

El objetivo de esta primera consulta es que el paciente se ponga en contacto y se responsabilice por su cuerpo. Pueden presentarse varias respuestas a partir de esta pequeña intervención: 

1.- Que el paciente crea que tiene más sobrepeso que el real o lo contrario. 

2.- Que se de cuenta de sus creencias respecto a su aumento de peso, a su dificultad o facilidad para hacer dieta o para disminuir de peso. 

También en la primera cita se le indica que debe hacer un registro de lo que ingiere durante tres días y traerlo la próxima sesión. Esta pequeña tarea lo confrontará con la realidad de su ingestión de alimentos. 

Una de las dificultades que se le presenta al médico con algunos pacientes obesos se debe a la presencia de conductas alimentarias inadecuadas que fueron adquiridas en la infancia o son un modelo familiar. Un ejemplo son los pacientes que dicen que no les gustan los vegetales. Si este hecho va acompañado de una decisión de no cambiar lo que se come realmente el profesional debe explicar las consecuencias de esta conducta y la imposibilidad de lograr una modificación de peso en breve tiempo. En este caso, si se considera conveniente y respetuoso del paciente, se puede operacionalizar una de las presuposiciones de la PNL que dice "Si lo que haces no funciona, haz otra cosa" La intención es que a nivel inconsciente el paciente "acepte" que es necesario el cambio y de esta manera se pueda proseguir para instalar conductas diferentes en cuanto a alimentación se refiere. 

Pocos obesos comen por "hambre", son en general otras las necesidades que intentan cubrir con la ingestión de alimentos. Debido a esto es necesario que el paciente "descubra" porque come y de esta forma se usarán las técnicas de PNL necesarias para modificar la conducta alimentaria.

Se conoce como estrategias en PNL las secuencias de procesos internos que producen una conducta y se pueden representar como una serie de modalidades sensoriales encadenadas. 

En el caso del paciente obeso es evidente que tiene una excelente estrategia para que la ingestión de energía sea mayor que el gasto y ello provoca el almacenamiento de energía en exceso en forma de grasa. Una primera aproximación a este "problema" es explicarle al paciente que su estrategia es muy buena pero no cumple con lo que quiere lograr con lo cual se refuerza al paciente debido a que en general cuando llega a la PNL viene convencido que en cuanto a alimentación se refiere no hace nada bien. 

En una segunda fase se instalan estrategias de motivación y de logro de las cuales la PNL ofrece gran variedad. 

Otra herramienta sencilla y muy útil es el uso de anclajes positivos en cuanto a obtener placer de comer en contraposición a comer en exceso para llenar una necesidad de otra naturaleza. 

Durante el proceso es necesario ayudar al paciente a "fabricar" una figura corporal deseada que cumpla con criterios de realidad y es importante lograr que se de cuenta y acepte que bajar de peso es un proceso y por tanto se requiere de tiempo para poder cumplir las metas que se propuso. 

Las experiencias previas que el paciente relate como "fracasos" deben ser atendidas pues son experiencias que pueden generar creencias limitantes en cuanto a la capacidad de la persona para lograr su propósito. En este sentido la PNL ofrece múltiples herramientas como los "Cambios de historia personal; el destructor de decisiones y la recodificación de experiencias negativas." 

Además en casi todos los pacientes es necesario utilizar la instalación de creencias que reafirmen el ego pues en general son pacientes que llegan bastante "autodevaluados" y en estas condiciones es difícil que logren comenzar conductas que lleven al cambio de peso. Hay casos donde además se deben instalar creencias referentes a las características de personalidad necesarias para comenzar y mantener el cambio de hábito alimenticio.

Por ultimo es necesario redefinir el cambio que se logrará en el futuro para lo cual hay técnicas muy específicas basadas en la descripción de Tad James de la línea del tiempo y su importancia en los logros a largo plazo. 
 
Bibliografía

Andreas S & Faulkner C. 
NLP The new technology of achievement. Quill, New York 1994 
Andreas S & Andreas C. 
Change your mind and keep the change. Real People Press, Utah, 1987. 
Andreas C & Andreas S. 
Heart of the mind. Real People Press, Utah, 1989 
Bandler R. 
La magia en acción. Ed Sirio, 1980 
Bodenhamer B. G & Hall L.M. 
The user´s manual for the brain. Crown, UK, 1999. 
Hall L.M & Belnap B. P. 
The source book of magic. Crown House, UK, 2000 
Lankton S. 
Practical Magic. Meta Publications , 1980 
Mc Dermott I & O´Connor J. 
PNL para la salud. Urano, Barcelona, 1996

Relajación e Imaginación Guiada como Herramientas de Integración de la Psique,el Soma y el Espíritu

Marianela Castés Boscán, PhD
Universidad Central de Venezuela
Laboratorio de Psiconeuroinmunología, Cátedra de Inmunología, Instituto de Biomedicina, Escuela J.M.Vargas, Facultad de Medicina, Universidad Central de Venezuela, Apdo.4043, Caracas, Venezuela.

 E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">

 

"El destino común de todo conocimiento es que comienza 
como herejía y termina como ortodoxia". 
Aldous Huxley
 
 

1.- Marco racional y teórico

Las técnicas de relajación (Benson y col., 1975; Stuart y col., 1987), biofeedback (Fotopoulos y Sunderland, 1978; Basmajian, 1979), imaginación guiada (Achterberg, 1984) e hipnosis (Zacharie, 2001), han sido ampliamente estudiadas en las últimas décadas. El Dr. Herber Benson de la Universidad de Harvard demostró en una serie de investigaciones, reconocidas a nivel mundial, que la relajación ejerce efectos positivos para la salud, a nivel de diversos sistemas: respiratorio, cardiovascular, metabólico, muscular y también en el sistema inmune (Benson, 1975, 1996). Así mismo, la validez científica de la hipnosis y la imaginación guiada ha sido evaluada en diversos programas de intervención psicosocial que van desde el cáncer (Spiegel, 1987, Fawzy y col., 1994), el asma (Castés y col., 1999) , obstrucciones coronarias (Ornish, 1991) y otras patologías (Caudill y col., 1991 ). A pesar de esto pareciera que no es suficiente el conocimiento científico para cambiar un paradigma científico. Aunque a nivel mundial se incrementa el número de personas, tanto sanas como enfermas, que utilizan estas técnicas y reconocen sus bondades, también siguen teniendo detractores en algunos miembros de la medicina convencional, que a pesar de las evidencias científicas, las siguen incluyendo en el grupo de "terapias alternativas", como sinónimo de "no comprobado científicamente". En esta ponencia haremos el intento, con el apoyo de tres grupos de investigaciones, lideradas por investigadores del alto prestigio internacional, y publicadas en revistas de gran impacto, de ahondar aún mas en las bases científicas que apoyan estas técnicas ampliamente utilizadas desde hace mucho tiempo en la psicoterapia, particularmente en la Psicoterapia Humanista.
Los tres grupos de investigaciones se refieren en primer término a la psiconeuroinmunología, en segundo lugar a investigaciones del campo de la neurociencia y la teoría de la información propuesta por la Dra. Candace Pert, candidata a premio Nobel de Medicina por su descubrimiento en los receptores a los opiacios en el cerebro, y tercero el conjunto de investigaciones sintetizadas magistralmente por el Dr. Bruce Lipton (2002) y sus colegas quienes desde la biología celular y molecular aportan evidencias que apoyan esta línea de razonamiento. Cada una de ellas serán discutidas por separado, y luego intentaremos una integración de las mismas. 
.1.- Racionalidad desde la Psiconeuroinmunología 
La Psiconeuroinmunología proporciona las bases científicas que demuestran la comunicación bidireccional entre el sistema nervioso central, el sistema endocrino y el sistema inmune (Solomon, 1968, Ader y Cohen, 1975). Esta comunicación se realiza por dos vías: la vía neuroendocrina a través del eje hipotálamo-pituitaria- adrenal, con la liberación de neuropéptidos y neurotransmisores que participan en la regulación del sistema inmune, y la vía de conducción eléctrica a través del sistema nervioso autónomo, que también culmina con la producción de neurotransmisores a nivel de las glándulas adrenales (Besedovsky y Sorkin, 1977; Besedovsky col., 1991). Existen hoy todas las evidencias anatómicas, moleculares y fisiológicas que demuestran esta comunicación bidireccional. A nivel anatómico, han sido ampliamente estudiadas las inervaciones parasimpáticas y simpáticas en los órganos del sistema linfoide (Felten, 1985), la existencia de uniones neuroefectoras y la liberación de neurotransmisores en esas uniones (Revisado por Castés, 2002). Los estudios moleculares demuestran la presencia de receptores para hormonas y neurotransmisores en las células del sistema inmune. Así mismo, esta comunicación es verdaderamente bidireccional, ya que también se ha demostrado que el sistema inmune es capaz de comunicarse con el sistema nervioso central, cuyo evidencia mas importante viene dada por el fenómeno de "Sickness behaviour" (Dantzer y col., 1993) o comportamiento de la enfermedad (revisado por Castés , 2002). 
Una evidencia suplementaria pero muy importante como apoyo científico a estas herramientas fue proporcionada por los estudios de Robert Ader y Nicholas Cohen (1975) que demostraron que la respuesta inmune está sujeta a condicionamiento, lo cual explica parcialmente el efecto placebo (Beecher, 1955, White y col., 1985). Estos trabajos fueron realizados mucho antes que se conociera la neurobiología molecular del aprendizaje. Sin embargo, hoy se conoce en detalle los neurotransmisores y vías nerviosas del aprendizaje, junto al descubrimiento de que algunas moléculas del aprendizaje justamente son las mismas citoquinas que participan en el proceso de crecimiento, división y maduración de las células linfoides (Sternberg, 2001).
1.2- Racionalidad desde la neurociencia 
Así como, la psiconeuroinmunología nos proporciona las bases moleculares que demuestran la existencia de todas la piezas biológicas necesarias para que pueda existir comunicación entre los tres sistemas antes mencionados, las teorías de la Dra. Candace Pert (1987) nos ayudan a integrar estas piezas en una verdadera teoría de la comunicación biológica, para lo cual haremos uso de la teoría de la información, un campo bien desarrollado con leyes verificables y teorías que son aplicables tanto a la ciencia tradicional, como a las ciencias humanas y empresariales (Pert, 1998). 
Un aspecto importante de la teoría de la información es el concepto de "Feedback"" o retroalimentación que se refiere a los procesos de control en los diferentes sistemas. Walter B. Cannon (1931) el famoso físico-fisiólogo fue el primero en formular el concepto de homeostasis, como un sistema interno de control y balance que proporciona un estado relativo de equilibrio en el cuerpo. Probablemente es la primera visión que se tiene del organismo como un circulo de información que fluye. Las células están constantemente señalizando otras células a través de la liberación de neuropeptidos, los cuales se unen a sus receptores. Las células señalizadas responden haciendo cambios fisiológicos. Estos cambios retroalimentan entonces la información a las células secretoras de péptidos, indicándoles si deben producir mas o menos péptidos. El sistema está sano, cuando este bucle de retroalimentación es rápido y no es entorpecido. La Dra. Pert propone que mientras mas rápido es este proceso, mas información recibe la célula, lo que le permite realizar los cambios necesarios en el menor tiempo posible, lo cual es sinónimo de buena salud, o de mejoría en un proceso de enfermedad. 
La información es así el puente entre la psique y el soma. Las moléculas de la información usan un lenguaje codificado para comunicarse vía la red conformada por el sistema nervioso central, el sistema endocrino, y el sistema inmune. La Dra. Pert (1985, 1998) postula que los neuropéptidos y sus receptores serían las sustancias de la información .

En sus propias palabras Candace Pert dice: "Las emociones son el contenido informacional, que es intercambiado vía la red psicosomática, con los órganos, células y sistemas que participan en el proceso. Así como la información, las emociones viajan en dos realidades: la de la mente y el cuerpo, como péptido y receptores en la realidad física y como sentimientos y emociones en el plano no material"

El campo de la psiconeurología también aporta pruebas que confirman cómo las emociones, vía los neuropéptidos producen cambios fisiológicos. John Cacioppo y col (1998) en la Universidad de Ohio han demostrado que pequeños cambios emocionales pueden activar diferentes combinaciones de respuestas fisiológicas. Diferentes emociones pueden contener diferentes relaciones de nervios simpáticos, respuestas tipo adrenalina, así como sus contra- respuestas parasimpáticas y colinérgicas. Así mismo, pueden activar diferentes dosis de hormonas, y diferentes respuestas de estrés hormonal, tales como la hormona liberadora de corticotropina (CRH) del hipotálamo, y la ACTH de la glándula pituitaria y los glucocorticoides en las glándulas suprarenales, o diferentes dosis de sus hormonas opuestas, como la prolactina, endorfinas y el GABA (ácido gamma-amino butírico). 
La información es entonces la pieza que nos permite trascender la división entre la mente y el cuerpo. La teoría de la información nos libera de la trampa del reduccionismo, así como del positivismo, determinismo y objetivismo. La teoría de la información constituye un nuevo lenguaje, rico en relación, cooperación, interdependencia y sinergia.
1.3- Racionalidad desde la biología celular
Nuestro tercer conjunto de investigaciones vienen del campo de la biología celular y molecular y complementan los puntos de vista anterior. Hasta ahora hemos visto que existe una red de información bidireccional en el organismo, lo cual permite el flujo de información, que las citoquinas también participan en los procesos de aprendizaje, que las unidades informacionales serían los neuropéptidos y neurotransmisores, así como las citoquinas producidas por el sistema inmune, y que a este flujo comunicacional se le pueden aplicar las mismas leyes de la teoría de la información. Sin embargo, todavía nos falta demostrar que vías utilizan la imaginación, el pensamiento para influir en las respuestas fisiológicas del cuerpo. 
La pieza faltante la hallamos en los trabajos recopilados por el Dr. Bruce Lipton y sus colegas que pueden ser encontrados en este mismo compendio de ponencias (Lipton, 2002). Dichos estudios demuestran que los receptores de las células no solo responden a señales moleculares sino también a señales energéticas. Trabajos publicados en revistas de alto impacto científico revelan la influencia reguladora que tienen los campos electromagnéticos en la fisiología celular, los cuales regulan virtualmente cada función celular, incluyendo la síntesis de ADN, ARN y proteínas, la división y diferenciación celular (Liboff y col. 1984; Goodman y col., 1983), así como la regulación neuroendocrina (Raloff y col., 1998). Como postulado por el Dr. Lipton (2002) "El comportamiento biológico puede ser controlado por fuerzas energéticas invisibles, incluyendo el pensamiento". Por lo tanto, este conjunto de evidencias ayudan a explicar científicamente el por qué estas herramientas funcionan. 

2.- La imaginación 
La imaginación lo es todo dice Patricia Norris, directora del programa de Psiconeuroinmunología de la clínica Meninger. La imaginación es el eje central de cómo nos experimentamos a nosotros mismos, nuestro cuerpo, nuestro ambiente, nuestras relaciones con los demás y nuestra vida espiritual. Cada comportamiento voluntario está precedido por una imagen de lo que ocurrirá. Cuando hablamos de imaginación, estamos hablando de cualquier percepción que viene a través de los sentidos. Prácticamente no existe nada de nuestra experiencia que no hayamos imaginado de alguna manera. Estas imágenes sensoriales son las verdaderas imágenes del cuerpo, el solo lenguaje que el cuerpo entiende inmediatamente, las cuales pueden ser tan reales como los mismos eventos. 
Hoy en día está ampliamente aceptado que imaginamos constantemente. Sin embargo, la imaginación mas común está constituida por imágenes negativas de inseguridad, desconfianza y orientadas hacia el fracaso y la enfermedad. Como demostrado anteriormente el pensamiento influye directamente en la biología de la célula. Las emociones están precedidas y acompañadas por imágenes. El estrés está creado por percepciones e imágenes. Las relaciones personales se afectan por las imágenes que acompañan nuestras creencias fundamentales. La forma como nos relacionamos con el mundo, y con los otros está dictada por nuestras imágenes de nosotros mismos y de cómo imaginamos el futuro. Las percepciones e imágenes modifican parámetros fisiológicos e inmunológicos (revisado por Castés, 1999) Las percepciones e imágenes afectan el feto que lleva una madre en su vientre, y de acuerdo a ello realizará las selección de sus genes (Penissi, 1996, Lipton, 1998). 

3.- ¿Por qué la imaginación es tan poderosa?


3.1. El cuerpo no discrimina entre imágenes sensoriales en la mente y lo que llamamos realidad
Aunque las imágenes no tienen el mismo impacto intenso en el cuerpo que los eventos reales, ellas despliegan la misma cualidad esencial de la experiencia . Se sabe que diferentes partes del cerebro se activan dependiendo de si visualizamos un objeto o si realmente lo vemos. Steve Kosslyn (1988), un psicólogo de la Universidad de Harvard, mostró desde diferentes ángulos a un grupo de personas una forma compleja y luego les pidió que la visualizaran, que la vieran con el ojo de la mente. Los sujetos estaban siendo monitorizados mediante una tomografía de emisión de positrones (TEP), un instrumento que detecta cambios en el flujo sanguíneo cerebral y el metabolismo. Cuando los individuos miraban la forma, la parte del cerebro donde el flujo aumentaba era en la corteza visual, en el lóbulo occipital en la parte posterior del cerebro, que recibe señales de los ojos e integra esas señales en las formas que percibimos. Sin embargo, cuando los individuos visualizaban el mismo objeto sin verlo, se detectó el flujo sanguíneo en los lóbulos parietales y frontales. El lóbulo frontal es la parte del cerebro que integra los recuerdos. El lóbulo parietal es esencial para las tareas que requieren la imaginación y la percepción de objetos en el espacio, así como el lugar de donde vienen los sueños. 
La visión no es solo el sentido que involucra diferentes partes del cerebro reaccionando al objeto real, o al estímulo recordado. Marc Raichle (1994), un neurólogo de la Universidad de Washington realizó un experimento en el cual les mostraba a los sujetos una palabra, se las leía en voz alta y les pedía que pensaran en ella. Cuando las personas leían la palabra, el flujo sanguíneo se mostraba en la parte posterior del cerebro que integra las señales visuales. Cuando la palabra fue leída, se activaba la corteza auditiva, donde los sonidos son procesados. Sin embargo, cuando al individuo se le pidió que pensara en la palabra, fue el lóbulo parietal el que se iluminó. 
De nuestra propia experiencia en los Programas de Apoyo Psicosocial para personas con cáncer de FUNDASINEIN (Requiz, 1999), hemos observado que aquellas personas con cáncer, en quienes el tratamiento con quimioterapia les induce nausea, vómitos, sudores y fatiga, las personas manifiestan que estos se reproducen cuando van camino al hospital o pasan frente al mismo, incluso el olor de los químicos es capaz de inducir esa reacción de nuevo. Aquí las imágenes imitan los eventos reales. 
3.2.- En un estado modificado de conciencia, somos capaces de crecer, aprender y cambiar en una forma mas rápida
Por estado modificado de conciencia queremos decir un estado de relajación, una clase de calma, en estado de alerta, un sueño enfocado. La atención se concentra en una sola cosa, o en una banda muy estrecha de cosas. Cuando esto ocurre se tiene una mayor sensibilidad frente al problema en el cual nos enfocamos, y una disminución de conciencia en relación a otras cosas que ocurren alrededor, las cuales normalmente notamos. Muchas veces durante el día estamos en este estado. En estado de hipnosis, que induce un estado modificado, se puede controlar la frecuencia cardiaca, la tensión muscular y otras funciones corporales mas allá del rango normal. 
3.3.- Nos sentimos mejor con nosotros mismos cuando tenemos un sentido de control sobre lo que nos está ocurriendo 
Cuando sentimos que tenemos algún control sobre lo que nos pasa, tenemos mayor confianza y optimismo. Numerosos estudios sobre ambientes de trabajo, muestran que cuando los trabajadores sienten que tienen algo que decir con respecto a sus trabajos, su productividad aumenta y hay una disminución en los accidentes de trabajo y el ausentismo. Robert Karasek estudiando las frecuencias de enfermedades coronarias en Cornell University, encontró que el estrés del trabajo para la mayoría de las personas tenía que ver con un sentimiento de poco o ningún control online slots sobre las demandas del trabajo. Estas eran las personas que tenía una mayor presión y problemas cardíacos. 

4.- Imaginación guiada 

Existen muchas definiciones de meditación, visualización e imaginación guiada. Sin embargo, dado el contexto en el cual hemos ubicado esta ponencia vamos a tomar la definición de Candace Pert (1998) que dice: "Meditación, visualización es otra forma de entrar en la conversación interna del organismo interviniendo conscientemente en sus interacciones bioquímicas". El concepto de intervención consciente añade un nuevo elemento a la ecuación, una inteligencia probada científicamente que puede jugar un papel activo en los procesos de sanación. 
4.1 Sanación vs curación 
Sin embargo, antes de referirnos específicamente a los tipos de imaginación guiada, vale la pena distinguir entre sanación y curación, término que tampoco es aceptado por la medicina convencional (Miss, 1996). Por sanación entendemos un proceso interno y activo, que incluye simultáneamente la sanación emocional, psicológica y espiritual, incluye revisar las actitudes, recuerdos y creencias con el deseo de liberar patrones negativos que previenen dicha recuperación. La participación de la persona es esencial para el éxito. Por el contrario la curación es pasiva y externa, ocurre cuando se ha controlado la progresión física de la enfermedad, lo cual no implica que se atendieron los factores estresantes emocionales que formaron parte de la enfermedad, por lo tanto es probable que la enfermedad recurra. La curación no requiere la participación consciente de la persona enferma salvo su cooperación para cumplir el tratamiento. La responsabilidad recae principalmente en el médico y los tratamientos. 
El tipo de herramientas como la que estamos proponiendo son una ayuda fundamental en el proceso de sanación, mediante ellas se tiene el potencial de intervenir conscientemente en el sistema, lo que hace a las personas mas responsables para crear salud y les devuelve su poder, en comparación a cuando se asume simplemente como una maquina cuya reparación solo viene de afuera, llámese cirugía, medicamentos o simplemente doctor.

5.- Diferentes tipos de imaginación guiada 
Finalmente nos referiremos a los diferente tipos de imaginación guiada utilizados mas frecuentemente, aportada por la Dra. Belleruth Naparstek ( 1995) . El hecho de clasificarlos obedece a un propósito didáctico, ya que en la práctica la mayoría de las imaginaciones guiadas se entrelazan en un mismo ejercicio. Sin embargo, es bueno identificarlas para saber cuando se debe aplicar una u otro tipo preferencialmente. 
5.1.- Imaginación metafórica
Probablemente es la mas común de los tipos de imaginación guiada. El hemisferio derecho del cerebro trabaja principalmente con símbolos. EL cerebro derecho está naturalmente predispuesto online casino al simbolismo, así que la metáfora es en realidad un atajo. Proporciona una forma poderosa para que una imagen viaje a través de la mente y el cuerpo, ya que hay una tremenda información psíquica en una imagen y puede tener una gran influencia porque su naturaleza afecta tanto al cuerpo como al espíritu. Los símbolos son el lenguaje del espíritu. La Dra Achterberg (1984) tiene la hipótesis que la imagen metafórica puede ser mas poderosa que la imaginación mas rígida del tipo fisiológica y anatómicamente correcta. No es extraño por lo tanto que las personas imaginen sus células "natural killer", como Pac-Men, tiburones, lobos y hasta unicornios. A este respecto quiero reportar un hallazgo casual con una persona con cáncer que accedió voluntariamente a participar en un proyecto de investigación que adelantaba el equipo del Laboratorio de Psiconeuroinmunología, el cual incluía repasar semanalmente con ella sus ejercicios de imaginación guiada. En un sueño le vino una imagen de unos hermosos unicornios blancos que corrían por una pradera. Al tratar de descifrar el significado de ese sueño no tuvo duda alguna en identificar los unicornios como sus glóbulos blancos. De allí surgió la idea, en el ejercicio de imaginación con sus sistema inmune, de pedirle que imaginara sus glóbulos blancos especialmente sus célula "natural killer" como unicornios. La persona literalmente podía ver y sentir a los unicornios derritiendo sus tumores con su unicornio. Fue tan poderosa esa imagen que al día siguiente y durante varios días vivió un proceso masivo de necrosis tumoral con fiebre, dolor, sangre en las heces lo que concluyó con una disminución de la masa tumoral, diagnosticada clínicamente por su médico, y a través de técnicas de imaginología (Pérez de González, 1999). Esto demuestra el poder de los símbolos e imágenes que se obtienen a través de las herramientas que utilizan la imaginación en el proceso de sanación y curación. 

5.2.- Imaginación conductual 

Probablemente es la forma más básica de imaginería. No requiere conocimiento sofisticado de la psique y el cuerpo, y a pesar de su simplicidad los resultados son sorprendentes para la salud general y el bienestar. Este fue el tipo de imaginación que uso el Dr. Spiegel en la Universidad de Stanford en un grupo de mujeres con cáncer metastásico de mama (Spiegel, 1989). En el ejercicio de hipnosis las mujeres debían imaginarse a ellas mismas flotando muy suavemente en el agua, sintiéndose muy relajadas y con una gran sensación de paz. Este ejercicio lo debían repetir una y otra vez en las sesiones de apoyo y también diariamente cuando lo necesitaran. 
Otro ejemplo de esta clase de imaginería es cuando se permite que la imaginación lleve a la persona a su sitio preferido, un sitio especial de recogimiento, real o imaginario, tratando de experimentarlo con todos los sentidos y recordando los sentimientos y emociones de un encuentro especial o un momento particularmente nutritivo. Este tipo de imaginación ayuda a la persona a moverse de un estado de tensión a uno de paz y calma.
5.3.- Imaginación del estado final 
Este tipo de imaginación consiste en tratar de que la persona se imagine en aquellas condiciones o circunstancias que ellas desean. Solo tienen que saber lo que quiere. Los atletas olímpicos están entrenados para usar este tipo de imaginación justo antes de las competencias. En las personas con cáncer que asisten a nuestros programas de apoyo les sugerimos que practiquen este tipo de imaginación, antes de las revisiones médicas que les producen gran ansiedad y tensión en sus vidas, imaginándose los resultados de los exámenes, y las noticias que quisieran escuchar de sus médicos. 
5.4.- Imaginación celular 
Probablemente la imaginación guiada la cual ha sido mas investigada es la imaginación de eventos en el cuerpo a nivel celular sobre todo con el sistema inmune (revisado por Castés, 1999). Existen numerosos trabajos en la literatura que demuestran efectivamente que a través de la imaginación guiada uno puede incrementar ciertas poblaciones y parámetros de la respuesta inmune , como por ejemplo, número y actividad de las células natural killer, aumentar la IgA en saliva, y la capacidad fagocítica (Janoski y Kugler, 1987; Peavey y col., 1985; Hall y O¨Grady, 1991). En este sentido debemos referirnos a nuestro trabajo (Castés y col. 1999), en los niños asmáticos de la Isla de Coche, en quienes una intervención psicosocial tipo cognitivo-conductual, que hacía uso de la visualización entre otras técnicas, lograron disminuir significativamente las células B con el receptor CD23 (receptor de baja afinidad para la IgE), aumentar las células natural killer (NK) y las CD25 (células CD4 con receptores para la IL-2, así como disminuir significativamente los anticuerpos IgE contra Ascaris lumbricoides ( el principal alérgeno en la Isla). Todo esto se apareaba con una disminución de las crisis asmáticas y consumo del número de inhaladores, así como un aumento de la función respiratoria. 
5.5.- Imaginación fisiológica 
Este tipo de imaginación requiere como la celular, entender los mecanismos básicos de como trabaja el cuerpo, aunque no se necesite una gran precisión, debe ser lo mas anatómicamente correcta posible. Básicamente se implementa la imaginación para corregir el mecanismo dañado, se utiliza con éxito en la hipertensión arterial, indigestión, acidez, alergias o migrañas. 
5.6.- Imaginación psicológica 
La imaginación psicológica es aquella que cambia la percepción de nosotros mismos. Puede ayudar con dilemas psicológicos de larga data, o algún trastorno emocional temporal Como hemos visto en la primera parte, la esperanza, la rabia, el amor y la desesperanza pueden también ser eventos bioquímicos. Así que el centro de las luchas psicológicas también se puede localizar en el cuerpo. Ya que la psique no es realmente diferente del cuerpo, la imaginación psicológica puede parecer fisiológica. Por ejemplo, cuando una persona está pasando por un período de intenso dolor, uno de los problemas que se le puede presentar es el miedo al dolor. Entonces las personas se comprometen en una actividad frenética para tratar de evitar el dolor, lo cual no ayuda. Lo que se necesita es justamente lo contrario, detenerse y empezar a sentir. La imaginación los lleva a través de sus sentimientos en vez de alrededor de ellos. 
La imaginación psicológica puede ser interactiva para superar un conflicto con alguien o cambiar cierta situación y también puede ser usada para generar empatía y compasión por una persona dentro de su círculo afectivo cercano. 
5.7.- Imaginación espiritual 
Espiritualidad implica tomar conciencia de quienes somos, como seres humanos completos, coexistiendo con relaciones interdependientes, con la tierra y el cosmos. La espiritualidad es una parte integral de la vida humana expresada en formas diferentes, y no es propiedad exclusiva de ningún grupo particular o religioso, habita en el corazón de todos lo hombres y mujeres, en cualquier lugar del planeta (Castés, 1996). Los estudios del Dr. Benson (1996) han demostrado que las personas incrementan su espiritualizad relativamente rápido cuando se estimula la repuesta de relajación. Sus trabajos también demostraron que aquellas personas que usan la relajación por mas de un mes tienen mayores puntajes en una prueba de espiritualidad que aquellos que la han practicado durante menos de un mes. Las personas que reportan un aumento de la espiritualidad con la relajación describen dos cosas:1) la presencia de una energía, una fuerza, un poder, Dios que está mas allá de ellos mismos. 2.) Esa presencia espiritual está cerca de ellos, siendo justamente estas personas las que obtenían mayores beneficios. Actualmente ya existe un grupo de investigaciones muy serías que han demostrado una correlación significativa entre salud y creencias religiosas y espiritualizad, así mismo, numerosos trabajos han demostrado el poder de la oración y su correlación con mejorías notables en caso de enfermedad (Dossey, 1991; Levin, 1994, Castés, 1999). Algunas personas dirían que cualquier clase de imaginería de hecho es espiritual, lo cual es cierto, incluso ir a un lugar especial, sintonizados con su belleza, y sintiendo una inmensa gratitud. 
5.8.- Imaginación energética
Esta imaginación hace uso de la Medicina Tradicional China y Ayurvédica India que tanto se ha puesto de moda últimamente. Según estas tradiciones, las cuales son apoyadas ahora por la física cuántica, no hay distinción entre mente y cuerpo, solo energía. La enfermedad se presenta cuando hay un bloqueo del flujo de la energía (o de la información según Candace Pert, 1998). Este tipo de imaginación se concentra en sentir el flujo de energía a través del cuerpo. Puede ser visto como ondas y partículas moviéndose a través del cuerpo, o también se puede sentir como una vibración. 

6.- Modelo que sustenta la racionalidad científica de las técnicas de imaginación guiada como integración de la psique, el soma y el espíritu
Primeramente hemos visto que la imaginación es el eje central de cómo nos experimentamos a nosotros mismos, nuestro cuerpo, nuestro ambiente, nuestras relaciones con los demás y nuestra vida espiritual. Cuando hablamos de imaginación, estamos hablando de percepción que viene a través de los sentidos. Estas imágenes sensoriales son las verdaderas imágenes del cuerpo, el solo lenguaje que el cuerpo entiende inmediatamente, las cuales pueden ser tan reales como los eventos mismos. El objetivo principal de esta ponencia es el integrar un bloque de evidencias científicas que dan fundamento científico a las herramientas que hacen uso de la imaginación como se puede ver en la figuras 1 y 2. Evidencias que provienen de la psiconeuroinmunología que sustentan la comunicación bidireccional entre el sistema nervioso central, el sistema endocrino y el sistema inmune. Así mismo de este mismo campo los fenómenos de condicionamiento que demuestran que las mismas moléculas que participan en el aprendizaje, también participan en la respuesta inmune. En segundo termino las evidencias de la neurociencia particularmente la teoría del conocimiento, que plantea que las emociones son los contenidos informacionales que viajan en dos realidades: la de la mente y el cuerpo, como péptido y receptores en la realidad física y como sentimientos y emociones en el plano no material. Así mismo, también de la neurociencia nos vienen evidencias sobre el hecho que tanto la visión real de un objeto, o la audición de un sonido, como la imaginación del mismo, produce cambios medibles a nivel cerebral. Luego hicimos uso de las evidencias aportadas por la biología celular que demuestran que los receptores de las membranas celulares responden no solo a moléculas, sino a señales energéticas entre ella el pensamiento y la imaginación. 
Este conocimiento sienta las bases para una toma de responsabilidad por el ser humano y apuntan a una unidad psicosomática, donde el espíritu no queda afuera. El uso de técnicas que hacen uso de la imaginación y que toman en cuenta esta integración psique, soma y espíritu son de una gran utilidad para comenzar a transitar esta integración. Es un deber con nosotros mismos, con la familia, con la sociedad, hacer un esfuerzo conciente por re-direccionar las percepciones y creencias, sabiendo que de esta forma se está cooperando con el propio bienestar integral, con la salud individual y colectiva, y en definitiva con la evolución de la humanidad. El tipo de técnicas como la que estamos proponiendo son una ayuda fundamental en el proceso de sanación, ya que permite la integración entre la psique, el soma y el espíritu y le devuelven el poder a la persona, sabiendo que sus percepciones, pensamientos, la forma como se interrelaciona con los demás, su relación con la naturaleza y el universo tiene un efecto en las células del organismo, tanto en el propio como en el colectivo, que no es otra cosa que la sociedad.
 

 

 

 

Programa de Apoyo Psicosocial de Fundasinein para Personas con Enfermedades de Alto Riesgo

Ps. Omar Barrios Castiblanco
 
 
"Sólo concebíamos como deber y destino 
el que cada cual llegara a ser completamente él mismo, 
que viviera entregado tan por completo 
a la fuerza de la naturaleza en él activa 
que el destino incierto lo encontrara preparado para todo, 
Trajera lo que trajera." 
HERMANN HESSE "Demian"
 
 
  1. 1. Justificación
 
2. Propósito. 
 
3. Objetivos: generales y específicos. 
 
4. Estructura Programática- metodológica.
 

JUSTIFICACIÓN

El programa de Apoyo Psicosocial de Fundasinein para personas con enfermedad de alto riesgo, la cual, especialmente comprometa el óptimo funcionamiento del sistema inmunológico; está orientado a la atención de personas necesitadas de desarrollar actitudes y destrezas para un afrontamiento eficaz de la enfermedad. 
El impacto de la enfermedad en la persona y su grupo familiar es diverso y complejo; esa situación genera usualmente cambios notables a nivel individual, así mismo en la estructura y dinámica de la familia. Tal situación, se considera que no es abordable sólo con esquemas tradicionales de mediación terapéutica, los cuales, si bien es cierto, pueden contribuir a ayudar a las personas beneficiarias del programa; juzgamos necesaria la integración instrumental de recursos de ayuda provenientes de recientes avances en el campo de la atención psicológica, familiar y social; así como de los logros en la aplicación clínica y grupal de conocimientos transdisciplinarios, como en el caso de la PNI.
La incidencia de las enfermedades autoinmunes y cardiovasculares, algunos estilos de vida modernos, la carencia de una educación para la prevención y los problemas de la vida familiar reclaman opciones para promover y construir la salud, así como estrategias para afrontar las enfermedades desde una plataforma científica sólida, capaz del difícil ejercicio del quehacer transdisciplinario.

PROPOSITO
Promover en las personas usuarias del programa y sus acompañantes, procesos de cambio relativos al impacto generado por la presencia de una enfermedad autoinmune o de alto riesgo, de tal manera de, coadyuvar en la asimilación de esa circunstancia e implementar ajustes saludables y preventivos, a través de diversas estrategias de afrontamiento. 

OBJETIVOS GENERALES
· Facilitar a los beneficiarios, la comprensión y asimilación racional, afectiva y conductual, de la situación de enfermedad, desde el impacto producido individualmente y sus repercusiones socio-familiares. 
· Propiciar el afrontamiento eficaz de la circunstancia que atraviesan las personas con una enfermedad de alto riesgo, a través del uso de herramientas provenientes fundamentalmente de la PNI, la psicología cognitiva y la psicoterapia humanista. 
· Encontrar un sentido esperanzador ante la enfermedad y la vida. 
· Concretar un plan de acciones para generar cambios ajustados a las necesidades personales. 
· Inducir en los participantes la apertura para un proceso terapéutico, a partir del abordaje de las realidades vivenciadas con la enfermedad y su estilo de vida. 
· Propiciar el descubrimiento de actitudes, sentimientos, creencias y acciones con un sentido esperanzador ante la vida y la enfermedad. 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS
· Crear las condiciones mínimas para iniciar un proceso de cambio. 
· Contextualizar la experiencia de la enfermedad en el marco de las vivencias de las personas y sus familiares. 
· Brindar una terapia de apoyo y acompañamiento con énfasis en las posibilidades de sanación integral basadas en las conexiones psique-cuerpo-espíritu. 
· Informar y educar sobre el sistema inmunológico, sus características y funcionamiento; así como la relación con las enfermedades autoinmunes y el cáncer. 
· Identificar tipos de creencias y su relación con las emociones y las conductas que pueden guardar relación con el desarrollo de la enfermedad o con su mejoría y/o remisión . 
· Comprender los efectos del estrés sobre loa ámbitos psicofísicos de las personas. 
· Conocer y comprender una síntesis de las bases científicas de la psiconeuroinmunología. 
· Identificar y planificar acciones de cambios y plan de salud acordes a las necesidades. 
· Propiciar una atmósfera grupal comprometida con los cambios asumidos y basada en la importancia del apoyo psico-social . 
· Motivar hacia el desarrollo del potencial humano y espiritual de los participantes. 
· Conocer estrategias de afrontamiento relacionadas con la nutrición, el ejercicio, el disfrute y la risa, la imaginación, el masaje, la relajación y la visualización. 
· Trabajar los lazos familiares y la comunicación como elemento central del apoyo. 
· Abordar los significados de la muerte, los temores alrededor de esa realidad y el miedo a la recurrencia de la enfermedad. 
· Descubrir los significados de la experiencia de la enfermedad, conectarlos con la historia vital y con el hallazgo de un sentido revelador.
ESTRUCTURA PROGRAMATICA METODOLÓGICA
Sesión 1
Duración:
 2 horas
Objetivo General: Presentación de los participantes, sus personas de apoyo y el equipo de trabajo.
Objetivo Específico: 
1- Crear las condiciones generales propicias para iniciar el proceso de trabajo grupal.
 
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Apertura, bienvenida y presentación de cada uno de los participantes. 
· Breve descripción de sus vivencias y chequeo de expectativas.
· Información sobre normas generales que regirán las actividades durante la semana.
· Ambientación y bienvenida.
· Ejercicio de presentación 
· Chequeo de expectativas.
· Acuerdos de funcionamiento.
· Portanombres.
· Carpeta individualizada con horarios de las actividades y todo el material de apoyo del programa.
 
Sesión 2 
Duración:
 1:30' 
Objetivo General: Presentar el programa, los horarios de trabajo y las tareas a realizar
 
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Cronograma de actividades.
· Presentación de las sesiones del programa.
· Explicación de tareas.
· Charla informativa.
· Preguntas y respuestas.
· Hojas de rotafolio.
· Marcadores.
· Láminas de acetato.
· Retroproyector.
· Hojas en blanco.
· Lápices.
 
Sesión 3. 
Duración:
 2 horas
Objetivo General: Propiciar conocimiento e información general sobre nutrición saludable.

Objetivos Específicos: 
1. Identificar los alimentos vivos.

2. Intercambiar con los participantes conocimientos sobre nutrición saludable.

3. Conocer evidencias que correlacionan nutrición no saludable con cáncer y otras enfermedades.

4. Observar preparación de germinados.

5. Conocer el uso de algunas plantas medicinales.
 
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Características de los alimentos vivos.
· Evidencias de las relaciones entre nutrición y enfermedades.
· Información sobre la preparación de germinados.
· Plantas medicinales
· Charla informativa.
· Testimonios de experiencias.
· Preguntas y respuestas.
· Hojas de rotafolio.
· Marcadores y lápices.
· Retroproyector y Diapositivas.
· Material bibliográfico.
· Hojas en blanco.
 
Sesiones de terapia individual o masaje 
Duración: 1 horas
Objetivo General:Brindar un espacio terapéutico para abordar los aspectos personales de la experiencia con la enfermedad y el proceso experimentado durante el programa.
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Significados y sentido de la enfermedad.
· Decisiones relativas al afrontamiento de la enfermedad.
· Repercusiones de las sesiones de grupo.
· Experiencias de apoyo.
· Emociones predominantes.
· Decisiones de cambio y plan de salud. 
· Masaje antiestrés.
. Tres Sesiones individuales con o sin la persona de apoyo. 
. Un masaje para la persona con la enfermedad. 
Un masaje para la persona de apoyo.
· Equipo profesional.
Sesión 4 
Duración: 3 horas
Objetivo General: Comprender e interpretar a través del recurso del dibujo los significados experienciados y asignados a la enfermedad, a la respuesta inmune y al tratamiento.

Objetivos Específicos: 
1- Informar sobre la importancia y simbolismo de la expresión gráfica.
2- Adquirir elementos generales de interpretación de dibujos.
3- Descubrir los significados particulares de la producción propia.
4- Recibir feed-back sobre otras posibles interpretaciones.
 
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Importancia del dibujo y la expresión gráfica.
· Elementos básicos de la interpretación de dibujos.
· Simbolismo de colores y rasgos del trazado. 
· Charla informativa.
· Ejercicio de interpretación de dibujos en subgrupos.
· Plenaria de socialización de los aprendizajes.
· Meditación y relajación.
· Retroproyector
Diapositivas
Material de apoyo (guía de interpretación)
 
Sesión 5
Duración: 3 horas
Objetivo General: Conocer el sistema inmunológico, su funcionamiento y relaciones con el estrés y las enfermedades autoinmunes y el cáncer. 

Objetivos Específicos: 
1- Conocer las Bases científicas de la Psiconeuroinmunología.
2- Informar sobre el sistema inmunológico sus características, funcionamiento y células y órganos.
3- Conocer los efectos del estrés sobre la respuesta inmune.
 
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Bases científicas de la PNI.
· Sistema inmune: células, órganos y funcionamiento normal.
· Efectos del estrés sobre la inmunidad.
· Evidencias científicas de la conexión entre los sistemas nervioso, endocrino e inmunológico.
· Efectos de la relajación y visualización sobre la respuesta inmune. 
· Ejercicio de meditación y relajación. 
· Charla informativa.
· Preguntas y respuestas.
· Meditación y relajación.
· Retroproyector
Diapositivas
Material de apoyo (guía de interpretación)
 
Sesión 6
Duración: 3:30' horas.
Objetivo General: Revisar creencias y comportamientos asociados a la enfermedad y la salud. 

Objetivos Específicos: 
1- Crear condiciones grupales propicias para la revisión de creencias y experiencias asociadas a la enfermedad, la salud y la vida.
2- Construir colectivamente concepto de creencia.
3- Conocer las relaciones entre pensamientos, emociones, actitudes y conductas.
4- Conocer las características de los sistemas de creencias.
5- Identificar los tipos de creencias.
6- Practicar el cambio de creencias,
 
 
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Ejercicio de integración grupal.
· Conceptos de creencias.
· Factores condicionantes de las creencias
· Modelo del sistema de creencias
Relaciones entre pensamientos, emociones, actitudes y conductas.
· Tipos de creencias.
· Cambio de creencias.
· Ejercicio de meditación y relajación.
· Ejercicios grupales de intercambio de experiencias.
· Discusión conceptual
· Charla informativa.
· Retroproyector
Diapositivas
Material de apoyo
Música.
 
 
Sesión 7
Duración: 2:30 horas.
Objetivo General: Comprender las relaciones entre los eventos estresantes y los beneficios secundarios con la enfermedad.

Objetivos Específicos: 
1- Informar sobre los efectos de los eventos estresantes sobre el sistema inmunológico.
2- Conocer y aplicar el concepto de beneficios secundarios de la enfermedad.
3- Divulgar la importancia de las estrategias de afrontamiento y manejo del estrés.
 
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Identificación de Eventos estresantes.
· Impacto en el sistema inmunológico.
· Estrategias de afrontamiento del estrés. Auto evaluación
· Beneficios secundarios de mi enfermedad.
· Identificación de mecanismos de satisfacción de las necesidades genuinas. 
· Ejercicio de meditación y relajación.
· Charla informativa.
· Trabajo subgrupal de análisis de vivencias.
· Plenaria de socialización de las conclusiones y aprendizajes.
· Meditación y relajación.
· Retroproyector
Diapositivas
Material de apoyo
Música.
 
 
Sesión 8
Duración: 4 horas.
Objetivo General: Revisión terapéutica de las experiencias del sistema de apoyo.

Objetivos Específicos: 
1-Brindar un espacio grupal terapéutico para el análisis de la experiencia del apoyo psicosocial ,dado a la persona con la enfermedad. 

2.-Implementar mejoras eficaces en el proceso de la comunicación entre las personas de apoyo y su familiar. 

3.- Aprender de las vivencias de los integrantes del grupo.
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Ejercicio experiencial para abordar las vivencias en la relación de apoyo.
· Ejercicio de meditación y relajación con énfasis en el perdón.
· Trabajo grupal tipo pecera. · Todo el grupo
Material de apoyo
 
Sesión 9
Duración: 3 horas.
Objetivo General: Abordar las relaciones de la enfermedad con el propósito de vida, la esperanza y la sabiduría interior. 

Objetivos Específicos: 
1- Establecer las relaciones de la enfermedad con los propósitos de vida.

2- Reconectar la experiencia de la enfermedad con el mensaje de cambio y la esperanza .

3.- Indagar o profundizar en la cualidad espiritual del ser humano.
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Propósito de vida y enfermedad.
· Importancia de los cambios y el sentido esperanzador del proceso de sanación.
· Sanar el cuerpo y sanar la vida.
· Evidencias científicas de las relaciones entre espiritualidad y salud.
· Meditacióny relajación. 
· Charla informativa.
· Ejercicios de revisión de las experiencias personales
· Retroproyector
Diapositivas
Material de apoyo
Música.
 
 
Sesión 10
Duración: 2:30 horas.
Objetivo General: Abordar terapéuticamente los temores a la muerte y la recurrencia de la enfermedad.

Objetivos Específicos: 
1- Tratar el tema de la muerte.

2- Explicitar las reacciones emocionales y pensamientos ante la realidad de la muerte.

3- Descontaminar la asociación enfermedad - muerte.

4- Favorecer creencias saludables en torno a la muerte y la recurrencia.

5- Analizar las maneras de vivir.

6- Compartir una visión saludable sobre los tópicos muerte y recurrencia.
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Significados individuales y socioculturales de la muerte.
· Creencias y emociones ante la muerte y la recurrencia.
· El temor como emoción desfavorable en el proceso de sanación.
· Visión saludable de las experiencias de morir
· El acompañamiento y apoyo en la fase final de la vida. 
· Meditación y relajación. 
· Charla informativa.
· Ejercicios de reflexión.
· Discusión en pequeños grupos.
· Retroproyector
Diapositivas
Material de apoyo
Música.
Sesión 11
Duración: 3 horas.
Objetivo General: explicar y elaborar el plan de salud para dos años. (Simonton 1993) 

Objetivos Específicos: 
1. Conocer el plan de salud para dos años

2. Elaborar individualmente el plan de salud. 

3. Compartir las principales metas del plan de salud.
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Áreas del plan de salud: ejercicio, nutrición, apoyo social, juego, pensamiento creativo y propósito en la vida.
· Pasos para la elaboración del plan de salud.
· Charla informativa.
· Ejercicio de elaboración del plan de salud.
· Actividad en subgrupos.
· Plenaria de testimonios
Hojas diseñadas para el plan.
Marcadores y lápices.
· Retroproyector
Diapositivas
 Sesión 12
Duración: 
1:30' 
Objetivo General: Cierre de la experiencia.
Contenido Estrategias Metodológicas Recursos
· Recomendaciones para el regreso a la cotidianidad. 
· Ritual de despedida.
 
· Lectura de pensamientos saludables y esperanzadores.
· Breves testimonios.
 
 

BIBLIOGRAFIA.

1. BORYSENKO, J. (1988). Como alcanzar el bienestar físico y emocional mediante el poder de la mente. Bogotá. Ed. Norma. 

2. BARRIOS, O. (2001). Programa de Asesoramiento para familiares de una persona con enfermedad de riesgo. Tesis de Especialización en Asesoramiento Familiar. Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez. (UNESR) 
3. BRAVO, M y SERRANO-GARCIA, Y. (1997). La Psicología preventiva y el apoyo social. En G. Buela-Casal; L. Fernádez-Rios y T. Carrasco (Comps), Psicología preventiva (pp 117-135). Madrid. Ediciones Pirámides, S. A. 
4. EIA ASEN, K; TOMSON, P y CANAVAN, B. (1997). Intervención familiar. Barcelona. ED. Paidos, S.A. 
5. FRANKL, V. (1989). El Hombre en Busca de Sentido. Barcelona, editorial Herder 
6. FULLERTON-SMITH, J (Productor y escritor), y JONUSAS, D (Editor). (s.f). Mind over body. (Video). Discovery Channel. 
7. GUGGENBHÜL-CRAIG, A. (1974). Poder y destructividad en Psicoterapia. Caracas. Monte Avila Editores. 
8. HERR, E. (1989) Couseling in dinamic Society: Oportunities and Challenges. American Association for Couseling and Development. Alexandria USA. 
9. LUNA, J. (1996). Logoterapia. Bogotá, San Pablo Editores. 
10. REQUIZ, M.C (1999). Rol de la Familia en el Proceso de Sanación. II Curso Nacional Teórico Práctico de Aplicación Clínica y Social de la Psiconeuroinmunología. (pp 113-121). Caracas. Fundasinein. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Medicina. Escuela José María Vargas. Cátedra de Inmunología. 
11. SIEGEL, B.S. (1998). Amor, Medicina Milagrosa. Madrid. Ed. Espasa Calpe S.A. 
12. SIMONTON, O; HENSON, R y HAMPTON, B. (1993) Sanar es un viaje. Barcelona. Ed. Urano. 
13. SHERTZER, B y STONE, S (1986). Manual para el asesoramiento psicológico. Barcelona. Ed. Paidos. 
14. VON BERTALANFFY, L (1968). Teoría General de los Sistemas. México. Fondo de Cultura Económica. 
15. WATZLAWICK, P (1992). El lenguaje del cambio. Barcelona. Ed. Paidos.

Creencias, Salud y Enfermedad

Psic. Omar Barrios Castiblanco
Psicólogo Asesor Familiar 
Universidad Simón Rodríguez 
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
 
 
"Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: 
la última de las libertades casino online humanas - la elección de su casino online 
actitud personal ante un conjunto de circunstancias - para decidir su propio camino". 
Victor Frankl: El Hombre en Busca de Sentido
 
 
INTRODUCCIÓN
 

Neurofisiología del Desempeño

Joel C. Robertson; Pharm.D.
Robertson Institute, Ltd; 3555 Pierce Road. Saginaw, Michigan; 48604; EE.UU
 
Adaptación de la conferencia titulada "Neurofisiología del Desempeño", presentada en la Conferencia Internacional NICABM, Diciembre 2001, Hilton Head Island, NC, USA
 
 
Vamos a hablar sobre la neurofisiología y el desempeño. Permítanme decirles un par de cosas que no haré, y luego lo que quiero tratar de transmitirles el día de hoy. Veamos lo que no voy hacer. No voy a pasar por una cantidad de información técnica sino por un conjunto de aplicaciones practicas para ustedes. Así que aquellos que esperaban que abordara dominios realmente técnicos, me disculpo por eso, porque pienso que es mas importante hablar a toda la audiencia versus a los pocos que quieren lo técnico. 

 

Cuando empecé mis estudios, mi primera residencia fue en el área de la farmacología cardiovascular, y me di cuenta que cuando personas que habían tenido un ataque al corazón, venían y le enseñábamos un nuevo estilo de vida, a menudo regresaban pocos meses más tarde con un nuevo ataque del corazón y no habían cambiado nada. Y vi gente, pero muy disciplinada, de hecho gente extraordinariamente disciplinada en muchas áreas de su vida. Y entonces miré al espejo y pensé ¿hago siempre lo que quiero hacer?. ¿No me levanto siempre el 1 de Enero y digo que voy a cambiar la manera de hacer las cosas, y para el 1 de Marzo me encuentro que no lo estoy haciendo?. Probablemente en este grupo cada uno de ustedes ha hecho el propósito de comer correctamente, hacer ejercicios, ser agradables y hacer ese tipo de cosas que sin embargo, son un poco difíciles. Y entonces comencé a cuestionar el tema de la complacencia. Cuando usted se detenga y piense acerca de esto, se dará cuenta que esto no es nuevo, porque retrocediendo, 50 A.C. el Apóstol Pablo escribió "¿Porque hago lo que no quiero hacer y porque hago lo que quiero hacer?" y en este punto yo pienso que aquí esta pasando algo más y creo que es en el cerebro. Ahora soy lo suficientemente mayor, para saber que hace un tiempo, la única cosa que sabíamos del cerebro era que estaba en el cráneo y que unos cráneos eran mas gruesos que otros. Pero no sabíamos mucho más que eso, y la hipótesis era que quizás la bioquímica cerebral tenía impacto en el comportamiento. Hoy 14.000 personas después, y un montón de años mas tarde, casi 20, voy a hacer una afirmación que dice "la química del cerebro es el mayor determinante del comportamiento". Ahora esto es fascinante, porque lo que usted piensa, lo que no piensa, lo que hace, lo que no hace, lo que come y lo que no come, si hace ejercicios o no los hace, afecta su bioquímica cerebral. Por lo tanto, no estamos diciendo que somos un manojo de nervios sin ninguna espiritualidad o cualquier cosa de esa naturaleza. La pregunta es, si cuando tenemos conflictos, por ejemplo, cambiamos nuestra química cerebral. La definición de conflicto es espiritual, lo que usted cree determinará si algo es un conflicto, por ejemplo. Así pues, es interesante porque ahora cuando usted dice, la química cerebral es el mayor determinante de la conducta, se debe preguntar cual podría ser una manera interesante de cambiar el comportamiento. ¿Cambiar la química cerebral?. Ahora la mayoría de ustedes pensará "Oh ok. Ahora él va a comenzar a hablar acerca del Paxil y el Prozac y cosas de ese estilo". Pero voy a retroceder y a decirles que ya están cambiando su química cerebral. Usted cambió su química cerebral si tomó café esta mañana, cambió su química cerebral si corrió en la playa esta mañana, cambió su química cerebral según lo que comió esta mañana. La pregunta es: ¿no sería interesante si conociera su química cerebral, y al conocerla usted sabría que comer, como ejercitarse y cuando ejercitarse, para mantener su química cerebral?. A pesar de eso, lo que es más importante creo yo, es que no le hace ningún bien a nadie conocer el cerebro. Solamente le hace bien a la gente entender su cerebro. Uno de los problemas en esta investigación es, como tomar un área tan fenomenalmente técnica, que esta cambiando rápidamente y hacerla práctica para gente que bien sea, presta cuidados a pacientes, o a aquellos mismos que desean permanecer en equilibrio. 

Bien, la clave es que si entiende su cerebro, usted puede influenciar sus respuestas. Si usted puede influenciar sus respuestas puede alcanzar metas personales, porque esta deshaciéndose de lo que yo denomino los inhibidores del desempeño, que sus químicos cerebrales le pueden estar causándo. Por ejemplo tenemos personas que dependen de la dopamina y ven a Dios y dicen: Dios que vas a hacer por mí; ellos ponen a Dios a trabajar para ellos. Mientras que las personas con baja serotonina se maravillan de lo que Dios les hizo, y es fascinante porque cambia la perspectiva total de la vida. 
Y así, cuando vas a ver, nuestro cerebro media absolutamente cada cosa incluyendo nuestra memoria. No sé cuantas personas que están en sus cincuenta y pico o más me dicen: "Usted sabe, estoy perdiendo mis facultades". Y no se dan cuenta que lo que están perdiendo es su acetilcolina, que es un químico cerebral que puede recuperarse de nuevo. Ellos creen que esto tiene que ver con el ponerse viejo. ¿Puede usted conseguir más de un ejecutivo? ¿Puede usted conseguir más de sí mismo?. Y lo más interesante es que estaremos hablando acerca de lo que denominamos energía potencial. La energía potencial está agazapada. Es potencial. Cada uno de los que están en este auditorio, si ha comido en los últimos 30 días o si no está en estado de inanición tiene suficiente energía potencial para correr 18 horas en un dia al 100%, 7 días a la semana. Ahora bien, verdad que no hacemos eso que podemos? Esto es porque nuestra energía potencial no es convertida en energía real. Ahora, yo espero que usted también aprenda algo hoy. Probablemente le han enseñado algo del área de la neurofisiología y tiene ideas de la neuroquímica y de los neuroquímicos. Sin embargo, probablemente estos no sean la pieza mas importante del rompecabezas. Esas son las cosas que podemos cambiar dia a dia y rápidamente, pero no son la pieza mas importante. Ellos no te mantienen haciendo lo que no quieres hacer. Ellos no te mantienen deprimido. Las personas deprimidas a menudo cambian su serotonina. Las personas ansiosas a menudo cambian su dopamina pero aún permanecen ansiosos. La pregunta es ¿por qué su cerebro los lleva a un nivel sub-optimo o de exceso?. Una de las cosas mas importantes que puedo decirles hoy es esta, aquellos de ustedes involucrados en alguna clase de psicoterapia o conocimiento interior, que han estado involucrados con pacientes y tienen bastante experiencia, se darán cuenta que cuando un adicto a la cocaína esta intoxicado, no es probablemente el momento para hacer psicoterapia. Mi mejor trabajo ha sido en la sala de emergencia a media noche con un paciente que esta intoxicado. He tomado pacientes intoxicados que habían estado bebiendo desde hace 20-25 años y les convencí que su alcoholismo es un problema. Incluso los convencí en que dijeran que ellos eran alcohólicos. Los he convencido para que hagan toda clase de cambios en sus vidas. A la mañana siguiente cuando hago los turnos y los encuentro y les digo "Hola, soy el Dr. Robertson" ellos dicen, "¿Quien es usted? Me voy de aquí. Este hospital es ridículo. Solo tomé un trago anoche". Entonces, ¿haríamos terapia a un cerebro intoxicado o a un cerebro fuera de balance? Si, lo hacemos todo el tiempo. Aquí esta la clave. Sus percepciones de la vida son filtradas a través de su neuroquimica. Cuando sus neuroquimicos están fuera de balance, su percepción de la realidad esta alterada. Así que cuando hace psicoterapia en una persona cuya química cerebral esta fuera de balance, la está haciendo en una persona que está percibiendo mal su terapia. Fascinante, ¿verdad?.
Hay tres elementos que determinan si tenemos un conflicto. Los conflictos cambian la química cerebral. Primero nuestras percepciones son lo que creemos que es verdad. Ahora aquí tenemos algo que es fascinante acerca del cerebro. Su percepción de la verdad, está almacenada como verdad en su cerebro. ¿Capta eso? ¿Sabe lo importante que es esto? Lo que usted cree que es verdad, sea o no cierto, es almacenado en su cerebro como verdad. Por lo tanto, la cosa más importante que podemos hacer por nosotros mismos y por nuestros clientes es asegurarse de que las percepciones son precisas, de manera que el almacenaje de información sea preciso. La segunda cosa que es importante acerca de llegar a una conclusión, de si tenemos un conflicto o no, es "¿cual es nuestra expectativa?". Nuestra expectativa es lo que creo debería haber pasado y esto se llama psicoterapia. Yo trato con la percepción. Ahora lo que es fascinante, es que usted ha escuchado acerca de estudios y probablemente está consciente de estudios que han surgido desde los años 60, que indican que la psicoterapia y la terapia con drogas, combinadas, son más efectivas que por si solas, y aún así hoy día, nuestro tendencia es hacia la intervención farmacéutica versus la psicoterapia. Aquí está lo que quiero que usted reflexione. No es la terapia con drogas, es optimizar la química cerebral. No es la psicoterapia, es alguna clase de "conocimiento interior" a través de una aguda percepción del cerebro. Por lo tanto, recuerde que los fármacos cambian la química cerebral, pero también lo hace la forma en que vive. ¿No sería fascinante si pudiera prescribir conductas para tener una química cerebral específica versus el permitirle a una persona seleccionar una conducta que sea confortable? Si usted selecciona una conducta que es confortable, seleccionará una conducta que lo mantiene fuera del equilibrio. ¿Que es lo que hace sentir mejor a un alcohólico?, ¿Qué es lo que hace sentir mejor a una persona controladora?, ¿ Que es lo que hace sentir mejor a un limpiador compulsivo?.¿Entonces las tres piezas para determinar si tenemos un conflicto, porque la respuesta clave a los conflictos es el estrés, son las percepciones, las expectativas y las conclusiones. Necesito una percepción precisa y esta es la neurofisiología. Necesito expectativas precisas: hay una clase de "conocimiento interno", o alguna clase de sistema de apoyo o alguna clase de psicoterapia, para llegar a una conclusión exacta. 
¿Porque necesitamos entender la fisiología?. No es importante saber acerca del estrés. Necesito saber en que consiste mi estrés. Lo que quiero decir es que se detenga y piense acerca de esto y cual ejercicio debería hacer. ¿Debería hacer todo el mundo el mismo ejercicio?, ¿Cuándo el yoga es mas apropiado que el ejercicio aeróbico?, ¿Cuánto ejercicio debería hacer?, ¿Debería trotar todos los días? ¿Debería todo el mundo hacer la dieta del Dr. Atkins?. Se da cuenta que lo que hemos hecho en el pasado es definir como tratamiento fallido aquel en que el paciente fracasó en seguir el tratamiento. Mi definición de tratamiento fallido es aquel en que no sabía suficiente del paciente como para indicarle el tratamiento correcto. Y cada vez que usted administra a todos el mismo programa de dietas, el mismo ejercicio o va a la tienda naturista y dice esto es bueno para todo o para nada, usted ha puesto fracaso frente a la gente porque les ha dado lo que ellos deberían hacer, en vez de lo que lo que harán y debería ser lo mejor para ellos. Si entiende al cerebro, entenderá lo que una persona hará, en lugar de lo que debería hacer. Entonces cuando prescriba la terapia, esta será acatada. 
Cuando digo que "la química cerebral es el mayor determinante de la conducta" puede que estén diciendo que no están seguros de creer en esto. Fue en los años 50 cuando la medicina psiquiátrica realmente tomó vida porque cambió a una orientación más psicofármacológica. Fue también en los años 50 cuando comenzaron las unidades psiquiátricas de pacientes internados. Habían dos diagnósticos que requerían hospitalización, porque estábamos temerosos de que las personas se hicieran daño a sí mismos o a los otros. Estos eran la esquizofrenia y la enfermedad maniaco-depresiva. Por lo tanto hospitalizábamos a esas personas. Pero un poco mas tarde, en los 50, se dispuso de una droga llamada Tioridazina y necesitábamos menos admisiones de pacientes internos. En los años 60 hicimos diagnósticos, ya sea de depresión endógena o depresión psicótica, y apareció una droga llamada Elavil que fué usada para el beneficio de estos pacientes. En los años 70 la medicina psiquiátrica se expandió un poco saliéndose del pensamiento psicótico e incursionó en las áreas de la ansiedad y apareció el Valium. En los años 80 nos movimos en áreas donde comenzamos a encontrar aspectos más específicos, tales como la depresión no psicótica e inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (SSRI), como el Prozac, y comenzamos a usar el Ritalin para el trastorno hiperquinético con déficit de atención (ADHD). Llegaron los años 90 y comenzamos a atender el trastorno obsesivo compulsivo. Comenzamos a considerar más el ADHD y consideramos la PMS y empezamos a utilizar drogas más específicas, tales como el Anafranil, para el trastorno obsesivo compulsivo (OCD). Cuando llegó el año 2000, arrancó una nueva era donde estamos tratando de prevenir ciertos comportamientos que provean una recompensa y hemos usado el Zyban para tratar de hacer desagradable el habito de fumar. Entonces lo que ha pasado es que, si ustedes son como yo, cada vez que oigo un diagnostico de ADHD pienso en Ritalin. Y aquí está lo importante, la Tioridazina no cambia el comportamiento, sino que modifica la dopamina, el Elavil actúa sobre la norepinefrina y la serotonina, el Valium cambia el GABA, el Prozac cambia la serotonina, el Ritalin reemplaza la dopamina, y el Anafranil incrementa la serotonina. Las drogas no cambian el comportamiento, las drogas cambian la bioquímica cerebral y a su vez la bioquímica cerebral cambia el comportamiento. Eso es lo que tiene que recordar, porque entonces hay muchas otras cosas que cambian la bioquímica cerebral. Fue en 1966 cuando pasé de decir "la bioquímica cerebral tiene un gran impacto en nuestro comportamiento" a "la bioquímica cerebral es la principal determinante de nuestro comportamiento". Durante la aprobación del Anafranil para los trastornos obsesivos compulsivos, apareció un trabajo en el que se estudiaron dieciséis adolescentes con el diagnostico de lavado compulsivo de sus manos. Después de 6 meses de psicoterapia, 15 permanecían compulsivos y el otro restante había cambiado de la compulsión de lavado de manos por la compulsión de comer en exceso. Lo que se ajusta a mi filosofía, yo he dicho, que nunca habíamos tratado la adicción sino que la habíamos transferido. Entonces ellos tomaron esos 16 sujetos y le administraron Anafranil y en 14 de ellos desapareció el comportamiento compulsivo. La conclusión es obvia. La terapia con drogas es más efectiva para tratar el OCD que la psicoterapia ¿o no es obvia la conclusión?. ¿Es correcta la conclusión de que una bioquímica cerebral optima más el conocimiento interno es la clave para una recuperación éxitosa? Entonces aquí esta la clave, no piense en términos de drogas actuando independientemente en una enfermedad. Los psicofármacos cambian la bioquímica cerebral, pero si nosotros supiéramos que bioquímica cerebral esta fuera de equilibrio, nosotros pudiéramos prescribir una dieta, actividad, o nutrición apropiada, para favorecer la bioquímica cerebral.

Entendiendo Nuestro Cerebro 
¿Que necesita saber acerca de su cerebro?. Pienso que hay tres cosas que necesitamos evaluar en neuroquímica. Una de las cosas claves que necesita saber es acerca de nuestro centro de recompensa; este es un centro fisiológico de recompensa, no un centro psicológico de respuestas. Si algo no le hace sentirse bien, usted no va a mantenerse haciendo esto. La razón por la que usted no hace ejercicio en la bicicleta de ejercicios es porque esta no le da una recompensa. La próxima cosa que necesita saber son los comportamientos que tiene sin pensar. Voy a llamarlos tendencias naturales, la cual es una forma educada de referirnos a ellos. Usted sabe que hace cosas estúpidas una y otra vez y que usted sigue diciendo "porque sigo haciendo estas cosas estúpidas una y otra vez". Finalmente la tercera pieza que necesitamos saber es que podemos tener cambios en alguno de los neurotransmisores y estos pueden ser para acelerar o enlentecer. 

Centros de Recompensa del Cerebro 
Hablemos de nuestro centro de recompensas. Estoy hablando acerca de un centro fisiológico de recompensas y creo que tenemos ambos, un centro de recompensas fisiológico y otro psicológico. Voy a darles un ejemplo. Nosotros tratamos con presidentes y ejecutivos de muchas compañías. Si entrara y les preguntara: "¿Qué quieren en la vida? ¿Cuál es su meta numero uno?" Usted probablemente piensa sería el dinero, el poder, el éxito, pero la amplia mayoría diría "Quisiera ser respetado por mi familia". Y entonces le hago la segunda pregunta. "¿Cuándo fue la ultima vez que disfrutaron con su familia?" Ellos responden. "Un segundo, déjeme revisar mi agenda. Bien, fue hace algunas semanas. El resultado es este, lo que les gustaría que fuera verdad, es que su familia les suministrara recompensas, pero el resultado real es que el trabajo les suministra más recompensas. Esto es bien interesante. Sus centros de recompensas fisiológicas prefirieron el trabajo. Psicológicamente ellos querían algo diferente. Hasta que sus centros de recompensas fisiológicos y psicológicas sean consistentes estará usted fuera de equilibrio. Ahora, también quiero recordarles algo: Su cerebro no tiene moral. Si algo se siente bien usted querrá hacerlo. La moralidad es un principio diferente. El cerebro es muy simple. Si algo le hace sentir bien bioquímicamente, yo querré hacer esto. Yo puedo pararme aquí y decirles simplemente que yo nunca seré un alcohólico. Aquellos de ustedes en recuperación dirán "Uh-Oh" Ese es el punto. Puede usted tomar alcohol y verterlo hacia mi garganta y yo desarrollare tolerancia significando que necesito mas y mas alcohol para obtener el mismo efecto?. Si. Si usted hace eso y después de un período de tiempo, retira el alcohol, ¿desarrollaré los síntomas de abstinencia? Si, así es. ¿Querré tomar otra vez? No, porque el alcohol me sienta mal. Ahora, por otro lado, yo puedo estar predispuesto a ser un adicto a los narcóticos. Cada vez que me hiera y me administren morfina, digo: "Esto es bueno. Esto es realmente bueno". De hecho, hay veces en la vida que sabes cuando las cosas están saliendo mal y dices "Me pregunto si saldré herido". Pero a cualquier precio, esto se debe a mi bioquímica. Tenemos dos tipos de centros de recompensa. ¨Buscador de la excitación, que técnicamente es un buscador de recompensa en la dopamina, el cual es un proceso acelerador. Por supuesto, estamos hablando acerca de recompensas fisiológicas. Otra manera de preguntar es esta. " ¿Cómo me relajaría? Yo me relajo subiendo montañas, navegando sobre balsas en rápidos en los ríos turbulentos y me encanta trotar. Tengo un alto nivel de energía. Me gusta la ansiedad. Si todo esta saliendo bien, probablemente cambio todo para obtener un poquito más de ansiedad. Ese es mi centro de recompensas. Probablemente aquí hay muchos de ustedes que pueden identificarse con esto, eso es porque soy un buscador de excitación. Por lo tanto estaré más predispuesto a las adicciones sexuales, a la cocaína, al exceso de trabajo y tendría comportamiento impulsivo versus compulsivo. Ahora bien, hay otro grupo de ustedes que están orientados a la Saciedad que odiarán la ansiedad y haría cualquier cosa para mantenerse alejado de la ansiedad. En esencia les puede gustar más bien la depresión. Tendemos a casarnos con los opuestos. Por ejemplo, yo escribo libros pero no leo libros, y si usted le pregunta a mi esposa como se relaja, ella prefiere acurrucarse cerca del fuego y leer un libro. Les diré que a mí "eso me genera estrés". O cuando salimos de vacaciones, donde las ideas sobre como relajarse serán "vamos a tendernos en la playa a tomar algo de sol" contra "vamos a la playa y corramos"
Las personas orientadas a la saciedad, se inclinan más a estar orientadas al control y mucho más inclinadas a ser compulsivas. No solamente quieres el control de tu horario sino que quieres controlar el de tu esposa y tus hijos. Puedes estar más inclinado a la limpieza compulsiva, al perfeccionismo y a la demora. Ahora esto es fascinante, porque se imaginará que el programa de recuperación de una persona orientada a la excitación o el programa para la depresión o ansiedad va a ser diferente que el de una persona orientada a la saciedad. Absolutamente!, pero, ¿ ha pensado usted alguna vez en eso cuando le pide a un paciente que siga su programa?. Bien, comencé mi carrera clínica enfocando en los trastornos compulsivos, y recuerdo haber hecho mi primera conferencia sobre adicciones, me pidieron hacerlo así, debido a que nuestra clínica era considerada una de las mas exitosas, ya que 2% de nuestros pacientes se habían recuperado de la adicción a la heroína. Éramos dos veces mejores que cualquier otra clínica en el mundo. Pero es una pobre satisfacción. Si usted le da a la gente lo que ellos harán versus lo que deberían hacer, no piense que la satisfacción será algo mejor. El conocimiento del centro de recompensas del cerebro de una persona, ayudará a desarrollar un programa basado en lo que ellos harán en vez en lo que ellos deberían hacer.

Tendencias Naturales
Lo siguiente que necesitamos saber sobre nuestros cerebros, son nuestras tendencias naturales. Desde finales de los años 1800 hemos sabido de Pavlov y el perro. El estudió y le dio al perro un pedazo de carne y sonó la campana, daba un pedazo de carne y sonaba la campana, etc. Y muy pronto el analizó al perro, sonó la campana y el perro salivaba. Ahora yo creo es importante que entienda un par de cosas. No importa si el perro venía de una familia de perros disfuncionales o no. No importa si el perro fue entrenado o si tuvo un trauma de adolescente. Es muy simple; el cerebro se condicionó a una experiencia. Usted se sorprendería de la cantidad de comportamientos condicionados que usted y yo tenemos. Nosotros nos condicionamos de varias maneras. En ocasiones nos condicionamos con estímulos erróneos. Le daré un ejemplo. He tenido un día muy estresante, vengo a la casa agotado y me siento tratando de imaginar como relajarme. Estoy muy cansado para correr o algo así y abro el refrigerador y todo lo que veo es un recipiente de frutas …. Bueno esta bien eso sirve. Abro el congelador y hay un helado. Quiero decir ¿hay algo mas tentador que un helado con chispas de chocolate? Entonces lo saco y tomo una porción y lo como y entonces comienzo a sentirme mejor. Al día siguiente voy al trabajo y estoy estresado y cuando llego a la casa, no abro el refrigerador sino que abro el congelador y todavía hay un poco del medio galón de helado que quedó, entonces me lo como, y me siento un poquito mejor. Así, que el próximo día voy al trabajo y este no fue estresante pero decido que pudiera estar estresado, de manera de tener mi helado, así que me detengo en la vía hacia la casa. Lo que es interesante, es que puede ser que no sea el helado lo que me haga sentir mejor, pudiera ser que solo sentándose, deteniéndose y reflexionando fuera suficiente, pero usted está programado que cuando está estresado el helado lo ayudará. Nosotros tenemos un montón de eventos programados en nuestro cerebro. Esta pudiera ser la manera bioquímica en que el helado puede hacerlo sentir, o esta pudiera una respuesta programada. 
Ahora bien estas tendencias naturales son muy importantes desde un punto de vista bioquímico. ¿ Estos comportamientos están tratando de incrementar su energía o están ablandándolo?. Cuando comencé a hacer perfiles bioquímico, me pregunté dos cosas., ahora hago 180 preguntas fisiológicas. Aquí están las dos preguntas: Si usted tiene el peor dia de toda su vida, que haría para levantarse el ánimo a sí mismo?. Y usted pudiera responder, yendo de compras, limpiando y teniendo sexo. Lo que quiero decir es que eso es lo que usted quiere hacer, no necesariamente significa que lo que usted logra. La segunda pregunta es: Usted ha tenido el mejor dia de toda su vida y usted quiere celebrarlo, ¿Cómo lo celebraría?. Usted otra vez puede responder yendo de compras, limpiando y teniendo sexo. Fascinante, porque usted a menudo responde ambas preguntas con la misma respuesta. Cada una son tendencias naturales que usted puede usar para adquirir el balance. La otra cosa, es que yo puedo decirles simplemente, que prefiero mucho más tratar la adicción a la cocaína, porque cuando habla acerca de la adicción a la cocaína usted también tiene varias tendencias naturales, tales como el riesgo y la promiscuidad sexual. Estos son dos comportamientos diferentes, pero lo que es fascinante, es que estos producen bioquímicamente el mismo efecto, por lo tanto hasta que no trate la bioquímica no he tratado el problema. Me gustan los programas de 12 pasos. No me malinterpreten, pero creo que mi éxito basado en no tener comportamientos negativos, es una meta pobre. "No bebí hoy", es un gran logro para un alcohólico, pero quiero saber que es lo que está haciendo diferente y positivo. La afirmación "yo no hice nada negativo", es como decir soy una persona agradable porque no le pego a mi esposa ni pateo a mi perro. La clave está en que estoy haciendo para balancear mi química cerebral, porque no he atendido la adicción parando la droga o el alcohol. Lo que es importante es lo que hacemos cuando estamos estresados. Por ejemplo, la impulsividad, el sobre reaccionar, la disminución de destrezas para escuchar, y el estar dirigido a la tarea, son todas conductas excitantes, y de hecho están afectando su dopamina. Las conductas de calma pueden ser poca concentración, perfeccionismo, comportamientos de diferimiento de la tareas, control, resistencia al cambio. Estas son cosas que trabajan mas en las áreas de la serotonina y de otros químicos llamados GABA.
Ahora aquí está lo fascinante: Si usted es una persona orientada a la excitación y esta casada con una persona orientada a la saciedad, ¿Qué es lo que pasa cuando ambos están estresados?. Frecuentemente, las destrezas para escuchar de la persona orientada a la excitación, se empobrecen y se aquietan. Sin embargo, la persona orientada a la saciedad puede volverse habladora y quiere compartir una cantidad de detalles. ¿Qué tan bien trabajará esto?, he aquí una escena típica. El esposo, quien está orientado a la excitación, está estresado y llega a la casa y dice a su esposa ¿Cómo pasaste tu día?. Lo que quería escuchar era "Los niños están vivos, las cuentas están pagadas y la vida está bien", con un poco mas de detalles, ellos se estresarán más. Sin embargo, la esposa, quien esta orientada a la saciedad, está estresada y quiere contarle los detalles de su día. Bien esto es sorprendente, porque los ojos de él se helarán después del segundo detalle. Entonces puede que ella se dé cuenta que él tiene que salir a correr para que puedan tener una conversación. Ahora lo que es fascinante es que si el quiere tener una conversación tenga que correr. ¿Comprende esto? Es como si él no pudiera alejarse de su dopamina, sino que debe hacer algo para quemarla si quiere relacionarse. Puede que el sea una persona con gran facilidad para relacionarse pero no cuando su dopamina alcanza altos niveles y nadie lo es cuando su dopamina se eleva. Por lo tanto estos comportamientos son importantes por 1 o 2 razones, piense lo siguiente: Si mi bioquímica cerebral esta fuera de equilibrio puede manejar estos comportamientos o por el contrario, si mi química cerebral esta fuera de balance yo pudiera estar auto medicando mis comportamientos, de manera de obtener comportamientos de tipo opuesto. 
El tercer aspecto que necesitamos conocer acerca de nuestro cerebro, es sobre nuestros neuroquímicos, los químicos que están fuera de balance. Recuerde que hay tres cosas que necesitamos saber acerca del cerebro. ¿Cuál es su centro de recompensa?; ¿Cuáles son sus comportamientos o tendencias naturales?; ¿Y cuál es su tasa de neurotrasmisión?. 
Usted puede poner estas tres piezas juntas en un perfil. Esto es lo que llamamos un perfil bioquímico. Digamos que mi centro de recompensa es el de la saciedad. Esto significa que busco la tranquilidad. Digamos que todos mis comportamientos son calmados, comportamientos de estar tendido. Y digamos que mi bioquímica cerebral es lenta. Eso quiere decir que yo estoy deprimido, hago cosas depresivas y esto me gusta. ¿Cuál es mi motivación para cambiar?. Si yo hago modificación de conductas (piense en sus pacientes deprimidos), ellos probablemente tienen una tasa de transmisión lenta y usted les pide que se levanten y hagan algo. Pero ese no es su centro de recompensas ¿No es así?, así que una de las cosas que usted observa en los deprimidos es que a menudo son auto-destructivos. Ellos saben que si se levantan y hacen ejercicios se sentirían mejor pero no lo harán y la razón es porque ellos no están consiguiendo una respuesta positiva de su centro de recompensa. Ellos no están consiguiendo recompensa por ejercitarse, pero si lo hacen por no hacer nada. Entonces en ese caso particular, desde el punto de vista bioquímico, no tengo otra opción sino cambiar su química cerebral para cambiar su comportamiento.
Otro ejemplo es el ADHD. Este es rápido, rápido, rápido. La química de mi cerebro es rápida, me gusta hacer cosas rápidas. Yo quiero tomar "Mountain Dew" y comer azúcar. Y logro una recompensa con esto, y usted como profesor me dice que sea lento. No voy a hacerlo porque me siento deprimido cuando lo hago. Yo no voy a estar deprimido.
La manipulación bioquímica y la optimización cerebral es la única tecnología que tenemos ahora relacionada al tratamiento de la campana pre-Pavloviana. Lo que quiero decir es lo siguiente: Si su bioquímica cerebral no es óptima y dispara un comportamiento automático y usted usa la psicoterapia para cambiar conductas; su psicoterapia está basada en la respuesta a la campana o al tratamiento post campana. El concepto que estoy compartiendo con ustedes hoy dice, que si puedo enseñarle lo suficiente acerca de usted mismo, y usted puede identificar el disparador antes de que la campana suene y hace algo para prevenir ese disparador (cambios químicos del cerebro), la campana no sonará. Aquí está un ejemplo. Si soy una persona con dopamina alta que se esfuerza en cumplir la tareas, que no puede relacionarse, y que tiene pocas habilidades para escuchar cuando estoy estresado, puedo también tener algunos signos fisiológicos o síntomas, tales como la contracción del músculo ciliar o la mandíbula apretada, que se presentan ANTES del comportamiento. Si yo se esto, puedo escoger si voy a permitir que mi dopamina cause estos casinoder.com comportamientos o no. Puedo hacer algo para quemar mi dopamina cuando mi ojo se contraiga o cuando apriete la mandíbula, o escojo que no quemarla y entonces, cumpliré las tareas, no trataré de relacionarme y no escucharé. No tengo escogencia después de que suene la campana o sea después de que mi dopamina se eleve. Pero tengo la opción de hacerlo, si sé que mi dopamina esta elevándose. 

Entendiendo la Química del Cerebro desde la Perspectiva de un Paciente
Aquí hay un concepto muy importante. Voy a ponerlo en términos profanos pero creo que los términos profanos son los que necesitamos enseñar a nuestros pacientes. Quiero que piense en la química cerebral en términos de un interruptor de luz. Tengo entradas sensoriales, vista, olfato, gusto, oído y tacto, las cuales llevan información a mi cerebro, desde ahí yo tengo que ser capaz de regresarlas al exterior en forma de acciones. Esta es una manera simple pero efectiva de entender esto. Un nervio es como un cable eléctrico. Este lleva el impulso eléctrico. Piense en esto, como en un interruptor de luz. Enciendo el interruptor, el cual es mi entrada sensorial, y se enciende la luz. Esa es la respuesta y acción desde el cerebro. Pero existe un pequeño problema con el concepto del interruptor de luz, porque eso significa que estoy o bien sea prendido o sea apagado, o bien estoy durmiendo o estoy corriendo. Las inervaciones musculares que tengo en mis piernas están diferentes a las suyas porque usted está sentado. Yo debo tenerlas un poquito mas altas pero no tanto como si estuviera corriendo. Entonces necesito pensar en un interruptor regulador . Ese interruptor regulador aparece porque mi nervio está separado , así que tengo esa separación en mi nervio, llamado una sinapsis, donde puedo liberar químicos aceleradores, lo que significará ir más rápido, o químicos de frenado para ir más lento. Por lo tanto, giro el interruptor regulador hacia arriba o hacia abajo. Diferentes neurotransmisores se liberan en esta separación; si son químicos aceleradores como norepinefrina y dopamina querremos ir más rápido. Los químicos de frenado pueden por ejemplo el GABA o ácido gamma butírico, mientras que la serotonina puede tener efectos mixtos o pueden haber efectos potenciadores como los causados por la acetilcolina.
Vamos a hablar acerca de cómo nos salimos del balance. Asumamos que nuestro paciente tiene roto el freno. En un momento dado tengo el acelerador y el freno presionados y ambos están bajos a una cierta marcha o a un cierto nivel. Voy con una velocidad que ese fisiológicamente normal para mí, pero pudiera no ser psicológicamente óptima, tengo una norma fisiológica para mí, que no es optima. Si tengo el acelerador y el freno pisados, como puedo ir mas rápido?. Suelte el freno o presione el acelerador. Hay veces nos encontramos personas cuyos frenos están rotos, entonces trabajamos con el acelerador. En el caso de aquellos que tienen ambos pedales rotos, lo único que sabemos todavía es que necesitan medicación, pero esto no significa que no podamos mejorarlos. Déjenme aclararles algo. La Esquizofrenia, la enfermedad bipolar y otros trastornos del pensamiento no son parte de esta discusión, todo lo que sabemos de estas enfermedades es que necesitan medicación. Haríamos un gran daño a un paciente esquizofrénico permitiéndole creer que existe una forma de tratamiento libre de drogas para manejar su enfermedad.
¿Porque algunas personas que están deprimidas no responden a un SSRI ? Bien, un SSRI tal como el Prozac y el Paxil elevan la serotonina. ¿Pero que pasa si ellos tienen demasiado GABA? A menudo un paciente puede tener síntomas de baja serotonina que ellos han heredado. Sin embargo, su dopamina también está elevada, ocasionada por el estrés. El GABA, que es un químico de frenado, se eleva, tratando de compensar la dopamina elevada. La acetilcolina está baja debido a que la liberación de dopamina a largo plazo causa la liberación de cortisol que determina una baja en acetilcolina. Ahora, si usted utiliza un SSRI que es lo que usted ajusta? Solo la serotonina. Es por esto que debemos buscar otras alternativas con muchos pacientes.
Aquí hay otro aspecto clave a considerar con la medicación. Si alguien por ejemplo tiene baja serotonina, no todas las partes de su cerebro tienen disminuida la serotonina, ni en todas las sinapsis esta disminuida. Pero cuando damos medicación, esta se eleva en cada sinapsis, incluso en aquellas en que ya era optima, por lo tanto no normalizamos el cerebro, lo que hicimos fue alejar la depresión, pero pudiéramos no ser positivos en otras áreas. Si podemos usar técnicas conductuales y cambiar el estilo de vida para elevar la serotonina baja, nosotros solo la elevaremos en las sinapsis en que está disminuida. Por ejemplo, podemos aprender a prescribir actividades especificas para quemar la dopamina, una aproximación dietética para aumentar la serotonina y otros comportamientos para compensar el exceso de GABA, todo trabajando con la misma finalidad.

Entendiendo a las Enzimas
También debemos considerar el hecho de que los neurotransmisores no son necesariamente el problema principal best online casino en las alteraciones del balance bioquímico. Estas son las razones: Usted puede cambiar los neurotransmisores instantáneamente. Por ejemplo: Un niño corre en frente suyo cuando conduce un vehículo, usted frena de golpe e instantáneamente tiene una liberación de químicos cerebrales excitadores. Usted puede hacer eso esté o no deprimido. La pregunta es por qué nuestro cerebro nos mantiene a un nivel sub-optimo si estamos deprimidos o a niveles excesivos cuando estamos ansiosos, aquí está la cuestión. Los nervios son componentes eléctricos y los neurotransmisores son productos químicos. Lo eléctrico no es químico, y el resultado es que tenemos que re-convertir los químicos a compuestos eléctricos, lo que es interesante, es hacer que una energía química se convierta en energía eléctrica. Si resumimos: La energía almacenada es el ATP, este no hace nada hasta que se convierte en AMP cíclico, el cual abre la pared celular para permitir que el potasio entre, y el sodio salga y esto dispare un impulso eléctrico. Pero la cuestión clave, es el paso limitante llevado a cabo por una enzima llamada adenilato-ciclasa, que toma energía potencial y la convierte a energía cinética que a su vez convierte otra vez a la energía química en energía eléctrica. ¿Por qué esto es importante?. Porque podemos liberar quimicos o retenerlos. Podemos enseñar como liberar químicos pero tenemos que convertir de nuevo esos químicos en procesos eléctricos. Estas enzimas pueden adaptarse, la liberación de químicos es instantánea mientras que la adaptación de enzimas toma meses. Esto es la razón por la cual cuando usted esta fuera de equilibrio lo que le hace sentir bien es aquello que lo mantiene fuera de equilibrio. Aquí hay un ejemplo típico de este concepto. Un paciente tiene un centro de recompensas orientado a la excitación y se diagnostica como adicto a la cocaína. Sus tendencias naturales son la adicción a la cocaína, la promiscuidad sexual y correr riesgos. Su neurotransmisión es rápida debida a la dopamina alta. Viene a la consulta y le damos un programa de ejercicios pero no le enseñamos nada acerca de su química cerebral. El programa de ejercicios es correr un milla cada dos días y regresar a verme la próxima semana. Regresa la siguiente semana y le pregunto: "¿Cómo está?" Y me contesta "Bien, estoy corriendo alrededor de 4 millas diarias. Me estoy sintiendo muy bien. Estoy yendo a una especie de anónimos de cocaína, no estoy consumiendo y mi esposa esta muy feliz. "Dije "Ok, bien, lo veré la próxima semana". Regresa la semana siguiente y le pregunté de nuevo como le estaba yendo. Respondió "Bien, ahora corro cerca de 8 millas diarias. ¿Cuándo es el maratón de New York? Quiero participar en el Maratón de New York. ¿Cuando es que va a ser? Y sabe que cocaína anónimos, está bien, pero no saben lo que están haciendo. Se que la mayoría de las personas han estado limpios por 5 o 6 años, pero voy a ayudarlos a hacerlo mejor". Esta es la clase de patrón que usted ha visto. Cerca de 30 a 45 días más tarde regresa y pregunto "¿como le va? Me dice "Necesito algún medicamento, este enfoque no trabaja. Estoy consumiendo cocaína de nuevo. Tengo problemas y todo lo demás". Aquí está la razón. Yo le pedí que hiciera ejercicios cada dos días por una razón específica. Corriendo cada dos días quemas dopamina. Mientras que correr cada día o cualquier ejercicio aeróbico libera y causa la "nota de los trotadores" que produce retención de dopamina. Lo que le hizo sentir bien inicialmente, fue que quemó la dopamina. Sin embargo, cuando "la nota de los trotadores" se presentó, determinó un incremento en dopamina, que causa un deseo insaciable por la cocaína y es un disparador de estos comportamientos. Por lo tanto, usted no puede permitir que las personas escojan lo que les hace sentir bien, usted tiene que prescribir lo que ellos harán y es bueno para ellos. En este ejemplo yo diría que no importa si ellos corren 4 millas cada dos días, entre estos ellos pueden hacer estiramiento, yoga o algo parecido. Ahora lo que vamos a hacer es prescribir un cambio conductual para su bioquímica.

La complejidad de la adaptación enzimática 
Hay tres cosas que hemos unido aquí, y ahora voy a usar una ecuación y quiero que recuerde que estos números no significan nada más que una manera de describir esto. La ecuación es como sigue:
Neurotransmisores         Adenilato Ciclasa = Sentimientos Optimos
5   5           =              10

Los neurotransmisores pueden ser liberados instantáneamente. A la adenilato ciclasa, una enzima, le toma meses cambiar. Es importante entender que es la eficiencia, no la cantidad lo que esta cambiando. Vamos a usar como ejemplo, una personalidad orientada a la excitación. Si soy una personalidad orientada a la excitación ¿Qué quiero? Yo quiero 11 no 10. Entonces voy a hacer algo para producir una liberación de más neurotransmisores. Eso puede ser por ejercicio, trabajo excesivo, sexo o gastando. Mi ecuación se convierte: 

Neurotransmisores         Adenilato Ciclasa = Sentimientos Optimos
6   5           =              11

Me siento bien.

Que pasa si hago estas cosas consistentemente y por un largo periodo de tiempo. La adenil ciclasa aumentará su eficiencia para tratar de lograr el bienestar psicológico de 11 a un buen nivel fisiológico de 10 convirtiendo menos del neurotransmisore. Mi ecuación se convierte:
Neurotransmisores         Adenilato Ciclasa = Sentimientos Optimos
6   4           =              10

Necesito incrementar mis neurotransmisores de nuevo aumentando mi intensidad o añadiendo otro comportamiento. Esto continua hasta que mi ecuación pueda parecerse a algo como esto:

Neurotransmisores         Adenilato Ciclasa = Sentimientos Optimos
7   3           =              10

Ahora nuestro paciente trata de detener estos comportamientos a través de medicación para la conducta y que pasa? La ecuación se parece a esto:

Neurotransmisores         Adenilato Ciclasa = Sentimientos Optimos
5   3           =              8

La persona se siente horrible y deprimida y como tiene una personalidad orientada a la excitación no tolerará la depresión. Ellos reemplazarán sus comportamientos con una conducta alternativa.

Esto puede pasar en forma opuesta en la persona orientada a la saciedad.

Desvuélvale el equilibrio
El proceso de prescribir comportamientos, dentro de un centro de recompensa puede permitirnos balancear muchos productos químicos del cerebro. Esto trabaja como sigue: 
Neurotransmisores        Adenilato Ciclasa = Sentimientos Optimos
7   3           =              10
6.8   3           =              9.8
         La persona puede tolerar esto y entonces la adaptación ocurre
6.8   3.2           =              10
         Prescribimos un poco mas
6.6   3.2          =              9.8
       

Cómo nos salimos del equilibrio? 

Hay cuatro maneras diferentes de salirnos de nuestro equilibrio. Creo que este es uno de los conceptos más importantes que puedo enseñarles porque tendemos a "reparar" a las personas sin saber que es lo que está roto. ¿Alguna vez ha pensado acerca de esto? Creo que esta bien. A mi me parece lógico saber que es lo que esta roto antes de comenzar a "repararlo". Por ejemplo, a menudo tratamos síntomas múltiples. La persona que come compulsivamente, es perfeccionista, tiene problemas en sus relaciones interpersonales y tiene pensamientos negativos. Estos no pueden ser eventos separados, sino más bien un evento central por baja serotonina. 
Hay cuatro maneras de salirse del equilibrio: genética, heredada, generacional y adquirida en la adultez. La genética y la heredada se discutirán separadamente. Genética significa que nací con esto. Es como un defecto de nacimiento que mis padres no tienen, tales como la espina bífida. No mucha gente tiene alteraciones bioquímicas genéticas. Heredada significa que tengo genes similares a mis padres. Les recomiendo indagar más allá de sus padres y mirar en sus abuelos. Por ejemplo, tengo tres hijas. Tengo los ojos azules y mi esposa tiene ojos marrones. Mi hija mayor tiene ojos marrones profundos y la gente comentará y dirá ella sacó los ojos de su madre. Y verán la hija del medio y dirán sacó los ojos de su padre. Pero la más joven tiene ojos verdes y dicen. "¿Quién es su padre?. Esto es interesante porque tengo azul dominante, y verde recesivo y mi esposa tiene marrón dominante, recesivo verde y tres abuelos tienen ojos verdes. Entonces, ¿qué estaría buscando en sus abuelos? Esta buscando cosas tales como la compulsividad, adicción, depresión y cosas de esa naturaleza. Ellas nos predisponen a alteraciones bioquímicas. La tercera causa de trastornos de los balances es lo que denomino cambios generacionales. Los cambios bioquímicas generacionales son fascinantes. La mejor manera de describirlos es usando caballos como ejemplo. Veamos el contraste entre un caballo y de un ser humano al nacer. Cuando un potro nace, en las primeras horas necesita pararse y alimentarse sino decimos que tiene daño cerebral. A la segunda hora necesita correr o decimos que tiene daño cerebral. Ahora, compare esto con el desarrollo humano, lo fascinante es que ambos, el caballo y el niño tienen todas las células y nervios al nacer, sin embargo, el desarrollo muscular del niño no esta desarrollado a tal punto y la razón porque todos los animales de presa están desarrollados en el nacimiento, es porque necesitan correr de los depredadores. La otra diferencia en el desarrollo, que es muy importante es el sistema nervioso. Un animal de presa solo necesita ser capaz de encenderlo o apagarlo. Ellos necesitan correr para sobrevivir. A medida que el bebé crece, ellos están aprendiendo a desarrollar la velocidad de la neurotransmisión que es normal para ellos, mientras que nosotros comenzamos con una coordinación motora rudimentaria que se afina con el tiempo. Así, la mamá no tiene cara inicialmente, ella es una burbuja que luego tiene orejas. Inicialmente, la mamá no tiene un olor único para el bebé, pero luego mamá tiene su olor distintivo. Todo esto es neurotransmisión y liberación de neurotransmisores. Entonces ¿Qué pasa si sometemos ese cerebro en desarrollo a trauma?. Sea este un abuso físico, abuso emocional, abuso psicológico, abuso religioso o la separación de los padres, cada uno de estos puede causar una cantidad enorme de depresión o ansiedad en ese niño?. O que pasa si tomamos ese cerebro en desarrollo y lo ponemos en frente de la televisión o la computadora y nos movemos constantemente. Que pasa si ese cerebro dice que lo rápido es normal o lo lento es normal. Tenemos dinámicas de nutrición en todas esas cosas, que contribuyen tanto a nuestra predisposición como a nuestra bioquímica. Por ejemplo en nuestros estudios de ADHD hay solamente un 20% de los diagnósticos de ADHD que son realmente verdaderos problemas en los receptores D-4. El 80% restante ha sido programado para correr rápido debido a nuestro estilo de vida, y se puede medicar esto y pidiera parecer que está mejorando pero se no se ha tomado el cuidado del aspecto verdadero. Los hijos adultos de alcohólicos probablemente heredan cambios bioquímicos, y luego se suma el tener una nutrición insuficiente y en algunos casos por abuso. La opresión también predispone a disminuir la serotonina. La consecuencia final es adquirida cuando adulto. El estrés a largo plazo puede causar que se pierda el equilibrio. Sin embargo, que causa estrés. Si nos casamos nos estresamos . Pero si no nos casamos estamos estresados. Las estadísticas lo muestran. Si tengo niños tendré estrés. Si no los tengo también estaré estresado. Si trabajo tengo estrés y si no trabajo también estaré estresado. El resultado no es como deshacerse del estrés porque no tengo otra opción. Entonces, ¿como manejar mas estrés sin afectarse nocivamente?

Entendiendo los Efectos Centrales a través del Monitoreo Periférico 
Por años hemos sabido que drogas tales como el Inderal, Indocin, esteroides y otras drogas no psicotrópicas tienen efectos centrales como efecto colaterales. Por ejemplo Inderal tiene un efecto profundo en la disminución de la frecuencia cardiaca y disminuyendo la tensión arterial, pero también puede producir depresión. Todos estos efectos son debidos a su efecto directo en la neuroquimica, específicamente en los neurotransmisores excitadores. Lo mismo es verdad para cualquier droga que altere la transmisión nerviosa, sean estas cardiacas, renales, adrenales, tiroideas o drogas de acción central. Sus efectos colaterales son vistos a menudo como efectos centrales. En el caso de las drogas de acción central, los efectos colaterales son vistos periféricamente. Es más, estudios muestran una correlación directa entre neurotransmisores periféricos y los neurotransmisores centrales, si periféricamente están bajos, ellos estarán bajos centralmente si están altos periféricamente, ellos deberían estar altos centralmente. Si los efectos periféricos pudieran reflejar los efectos vistos en el cerebro, entonces comenzaríamos a comprender, que midiendo los signos periféricos y los síntomas se reflejarían los niveles del cerebro. Primero, tenemos que comprender que no estamos hablando del nivel normal de un neurotransmisor, mas bien que el nivel "óptimo" para una persona específica en cuestión. Los niveles óptimos centrales serian esos niveles que son óptimos periféricamente. Midiendo los signos y síntomas en un nivel periférico, podemos reflejar los niveles centrales. Adicionalmente, las tasas de excreción de los metabolitos de neurotrasmisores tales como 5HIAA y VMA, nos permitirían la comprensión de niveles excesivos, mientras que la respuesta a la medicación específica nos permitiría una comprensión de los niveles deficientes. 
Los cambios sutiles en niveles perifericos de neurotransmisores pueden ser medidos
Dado que el liquido cerebro espinal, los cortes de cerebro y las pruebas invasivas no son prácticas en la mayoría de los casos, se debe determinar un acercamiento diferente, para poder entender los niveles óptimos de neurotransmisión que necesita el cuerpo. Si por ejemplo, entendimos que los niveles altos de dopamina producen un incremento de la frecuencia cardiaca, contracciones del músculo ciliar y ansiedad, entonces pudiéramos monitorear esos síntomas como indicativos de un nivel más que optimo de neurotransmisión excitatoria. Esto es igual a la observación clínica usada en medicina psiquiátrica para determinar la selección del medicamento o cuando usamos el tensiómetro para medir la tensión arterial. Utilizando síntomas y signos periféricos que puedan ser medidos, podríamos extraer conclusiones sobre si los niveles cerebrales están por encima o por debajo de lo optimo. 
Los cambios en los niveles periféricos de los neurotransmisores representan alteraciones similares en los neurotransmisores centrales 
Desde que las investigaciones mostraron que los cambios en los niveles periféricos de neurotransmisores también representaban alteraciones similares en los niveles centrales, podemos predecir los niveles centrales con las mediciones periféricas. La mayor parte de la investigación en esta área es indirecta, significando que solo encontrará que los efectos colaterales de medicamentos serán consistente periférica y centralmente. Por ejemplo, si los efectos colaterales periféricos son debidos a estimulación adrenérgica excesiva, los efectos centrales serán también por estimulación adrenérgica excesiva. En investigación no se ven cosas como efectos colaterales periféricos debidos a una excesiva estimulación serotoninérgica y efectos colaterales centrales debidos a deficiencias de la estimulación serotoninérgica. Ellos deben ser consistentes. 

Actividades que influencian la química cerebral 
De nuevo, por la brevedad no se citará toda la investigación, sólo será discutida. Los efectos del rezo, de la meditación, del yoga, del trote y de otras actividades, en la química del cerebro están bien documentados en revistas de investigación médica, conservadoras. 
La dieta influencia la química del cerebro 
Aunque aparentemente controversial en la comunidad médica, la dieta como terapia tiene efectos significativos en el animo, los sentimientos y en la química del cerebro. Cualquier persona que ha consumido el café se da cuenta del aumento en energía por la cafeína. Una gran comida del día de Acción de Gracias, con pavo y patatas genera deseos de una siesta en la tarde. Existe evidencia considerable que muestra que la dieta afecta la química del cerebro. La pregunta por contestar es, ¿afecta esto los niveles basales de la química cerebral? Las investigaciones han fallado en contestar esa pregunta en un sentido u otro. Sin embargo, si una persona se siente mejor, menos deprimida o ansiosa, con un cambio en la dieta, realmente no importaría si necesitara ingerir los mismos alimentos por el resto de su vida para sentirse mejor. La cuestión del cambio permanente es académica, no práctica. 
El comportamiento influencia química del cerebro 
De nuevo, la propuesta de que el comportamiento influencia la química del cerebro y viceversa está bien documentada y bien observada . Por ejemplo, al alterar los niveles de la dopamina se alteran los deseos y la actividad sexual. Además, la pornografía y las apuestas son dos áreas que muestran aumento en la excreción de metabolitos de dopamina, indicando un cambio en la química del cerebro. Cualquier persona que ha competido en atletismo sabe que la competición le da energía. 
Los aspectos Espirituales o los pensamientos cambian la química del cerebro 

Los pensamientos tienen efectos profundos en la química del cerebro. Por ejemplo, el estrés debido a la presión del tiempo por las fechas límite puede mantener a mucha gente sin dormir, lo que evidencia neurotransmisores alterados. Cuando un niño corre delante de una persona que conduce un coche, la química del cerebro del conductor cambia y se puede detectar fácilmente. A pesar que la investigación en el área de los pensamientos y la química del cerebro es casi imposible de hacer, es fácil de entender y saber que los pensamientos cambian la química del cerebro. 
La confección de aspectos que incluyen la actividad, la dieta, el comportamiento y el desarrollo de la espiritualidad puede ser utilizada para influenciar la química del cerebro 
Si la química del cerebro se altera con aspectos como la actividad, la dieta, el comportamiento, y la espiritualidad, pudiéramos prescribirlas para aliviar síntomas de alteraciones neuroquímicas obvias?. Por ejemplo, si conocemos que una persona experimenta un corazón desbocado, palmas sudorosas, náuseas y ansiedad, no es razonable asumir que éstos son causados por niveles elevados de dopamina o de norepinefrina, nuestros productos químicos excitadores? No hay otra explicación consistente para los efectos centrales y periféricos. Si sabemos que el tirosina es el precursor a la dopamina, no seríamos sabios al recomendar una reducción en la cantidad de tirosina, que una persona come?. Si sabemos que el ejercicio afecta los niveles de la dopamina, no deberíamos utilizar el ejercicio para disminuir la dopamina? Si sabemos que la meditación y el hacer actividades sosegadas, tales como tomar una caminata, disminuyen las sensaciones de la ansiedad (una indicación de que disminuyen los niveles de la dopamina), no recomendaríamos esta actividad? 

 

Resumen: La tecnología de la química cerebral es una herramienta compleja pero funcional para ayudarnos a prescribir actividad, dieta, nutrición, comportamiento y otras técnicas para promover o suprimir las respuestas a los neurotransmisores. Esta ciencia puede ayudarnos a eliminar o a reducir al mínimo el uso de medicaciones en una población selecta, no psicotica. En la población que requiere la medicación puede ayudarnos a mejorar su percepción de la terapia.

Robertson Research Institute, 
Ltd. 3555 Pierce Rd. 
Saginaw, MI 48604 USA 
Telephone: 989-799-8720 Facsimile: 989-799-8742 
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">

 

"Robertson Research Institute" es una organización educativa y de investigación sin fines de lucro, dedicado a la comprensión y asistencia a los individuos con el fin de que mejoren su salud y estilo de vida usando la tecnología de la bioquímica cerebral.

Si usted es un profesional y está involucrado en el cuidado directo de pacientes y está interesado en participar con nosotros en nuestra investigación, escribanos o envíenos un e-mail a la dirección arriba indicada. Certificamos a los clínicos para poder utilizar el "Perfil de la Optimización del Cerebro", un sistema que perfila la bioquímica y le adapta la actividad, la dieta, el comportamiento y otras técnicas basadas sobre los síntomas que son producto de la bioquímica del cerebro. Este proceso está solamente disponible para los clínicos certificados, pues la educación es clave para que el proceso sea efectivo.

Psiconeuroinmunología la IV Herramienta en la lucha contra el cáncer dentro de un enfonque integral

Marisol Pocino Gistau, PhD y Marianela Castés Boscán, PhD
Laboratorio de Psiconeuroinmunología, Cátedra de Inmunología, Instituto de Biomedicina, Escuela J.M.Vargas, Facultad de Medicina, Universidad Central de Venezuela (UCV), Apdo.4043, Caracas, Venezuela. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. 
 
 
La alta prevalencia de cáncer ha determinado que las personas se estén rebelando contra diversas limitaciones en la forma de pensar sobre la enfermedad y como tratarla. Por ello, en los últimos años ha habido un interés creciente en aproximaciones holísticas al problema del cáncer. La ciencia ha demostrado que la malignidad clínica ocurre no solo por un factor causal, sino que está relacionada tanto con disminución de la resistencia del hospedador como con aumentos en la producción de células anormales (Hranicky, 2000). Además de los agentes etiológicos comúnmente aceptados, que incluyen factores hereditarios, carcinógenos químicos, virus oncogénicos, irradiación y trauma crónico, existe en la literatura diversas evidencias que indican la importancia de múltiples factores psicológicos en el desarrollo de cáncer. Entre los factores psicológicos frecuentemente citados están el estrés, la depresión, la alteración de los escapes emocionales y la percepción de falta de cercanía con los padres. Se ha propuesto, que el efecto de tratar estos factores mediante intervención psicosocial, sumado al manejo médico estándar seguido para la enfermedad, integrado por cirugía, quimioterapia y radioterapia, optimizará el proceso de recuperación (Hranicky,2000, Foley, y Gelband, 2001). 

Durante los últimos quince años ha habido un interés creciente en la comunicación que existe entre el sistema nervioso central (SNC) y el sistema inmune (SI). Los resultados de estas investigaciones integran el área científica multidisciplinaria de la Psiconeuroinmunología (PNI) (Solomon, 1968, 1993; Ader y Cohen, 1981). Una abundante investigación interdisciplinaria ha documentado los efectos de los procesos psicológicos y neurales sobre las actividades del SI, y recíprocamente los efectos del sistema inmune sobre el SNC. De hecho, en años recientes se han elucidado las bases científicas de estas interacciones, indicando una comunicación bi-direccional entre estos sistemas (Rev.en Castés y Pocino, 1999). La evidencia de que el SNC regula las actividades del sistema inmune, trae consigo la posibilidad de que los factores psicológicos tengan impacto en los procesos de control, modificando así a la función inmune. Diferentes estudios han indicado que el SI es afectado por diferentes actitudes y reacciones emocionales de las personas, siendo el sistema límbico-hipotalámico del cerebro, el principal mediador en la modulación de las respuestas del SI y de los sistemas nervioso autónomo y el endocrino, en respuesta a sugestiones mentales y creencias (Rossi, EL , 1994). También se ha demostrado que la conducta influye en la fisiopatología, ya que procesos relacionados con el estrés, pueden exacerbar problemas tales como enfermedades arteriales, hipertensión, y vulnerabilidad a la infección (Steptoe, 1998). Todo esto ha llevado a la conclusión que la PNI va a tener implicaciones en la Oncología, ya que los factores psicosociales pueden afectar el desarrollo y/o la progresión del cáncer, donde el mecanismo de esa acción, enfocado desde un punto de vista convencional, sería a través de las influencias psicológicas que actuarían sobre el sistema inmunitario (Bovbjerg,1994) (Fig. 1). El aumento en el interés de la potencial relevancia de la PNI, en la investigación del cáncer y en su tratamiento, se ha debido a la evidencia acumulada que indica, por un lado, que los factores psicológicos pueden alterar la función inmune y por el otro, que las intervenciones y el apoyo psicosocial, pueden modificar estas alteraciones y contribuir con la sobrevivencia; encontrándose resultados que apoyan la existencia de una relación entre estos factores y la incidencia o progresión de varias enfermedades neoplásicas. Sin embargo, el problema encontrado es que existen resultados contradictorios. 

En el presente trabajo nos proponemos discutir las diversas evidencias científicas que apoyan: a.- que en sus condiciones óptimas, el SI detecta y reacciona contra células tumorales; b.- que diferentes factores psicosociales alteran la respuesta inmunitaria, lo cual puede conducir a la pérdida del control sobre dichas células tumorales; c.- que las intervenciones y el apoyo psicosocial actúan positivamente, modificando las alteraciones de la respuesta inmunitaria inducidas por factores psicosociales, lo cual contribuye en la respuesta antitumoral con incidencia en una mejor calidad de vida y un aumento en la sobrevida. Por otro lado, queremos discutir las investigaciones de la PNI en el ámbito del estrés, cirugía, SI y su posible relación con la aparición de metástasis.
 
 
 
Fig.1.- Psiconeuroinmunología y cáncer:
Esquema de interacciones (Modificado de Bovbjerg y col. 1999).
 
a.- Evidencias que indican que diferentes mecanismos inmunitarios pueden influir en el desarrollo y/o progresión del cáncer.- Existen bastantes controversias sobre el papel de la inmunidad anti-tumoral. La amplia literatura científica que examina las interacciones entre el SI y las células tumorales está repleta de ejemplos de hallazgos exitosos en estudios iniciales, que luego fallaron en colmar las expectativas (Bovbjerg y col. 1999), llegándose incluso a negar que el SI pudiera tener un papel relevante en la progresión del cáncer, ya que muchas de las evidencias encontradas en modelos experimentales no son reproducibles en humanos. A pesar de todas estas críticas, existen numerosos trabajos que han demostrado diferentes actividades inmunológicas con potencial anti-tumoral reportándose que el SI proporciona alguna protección contra el desarrollo y crecimiento del tumor, sin embargo, esta no es una defensa primaria como la que ocurre contra las enfermedades infecciosas (Turner-Cobb y col., 2001). Los mecanismos inmunológicos relevantes en cáncer de discutirán en detalle en otra ponencia (Pocino, 2002), presentando en esta las evidencias que apoyan la idea que el SI influye en la evolución del cáncer, como son:

Teoría de la vigilancia inmunológica: Asegura que el sistema inmune es capaz de proteger contra células tumorales recién formadas y contra el crecimiento tumoral (Rev. en Turner-Cobb y col., 2001). Esta teoría propone que las células cancerosas surgen frecuentemente en el cuerpo, pero son reconocidas como extrañas y eliminadas por la rama celular del SI, que ha evolucionado para patrullar el cuerpo y eliminar a las células tumorales. Así, el tumor surgirá solo si las células cancerosas son capaces de escapar a esa vigilancia, sea reduciendo la expresión de antígenos tumorales o por una alteración en la respuesta inmunitaria contra esas células. Apoyan a esta teoría, las observaciones en pacientes con transplantes que reciben drogas inmunosupresoras en los cuales hay una incidencia aumentada de cáncer. Sin embargo, contrario a lo que la teoría predice, en estos individuos solo está aumentada la frecuencia de cánceres del sistema inmune y no la de otros tipos de cáncer común (cáncer de pulmón, mama o colon). Otras evidencias relacionadas con esta teoría se han revisado con anterioridad (Castés y Canelones, 2002).

Mecanismos inmunitarios de defensa antitumoral: Los antígenos tumorales inducen respuesta inmunitarias tanto celulares como humorales, reportándose para prácticamente cada mecanismo efector, que incluyen respuestas específicas para el antígeno por parte de células T citotóxicas y de células B productoras de anticuerpos así como respuestas no específicas por parte de otros tipos celulares. En general, la respuesta mediada por células tiene mayor importancia. (Rev. en Bovbjerg y col. 1999). 

Inmunidad específica contra tumores: Requiere que el tumor tenga un antígeno propio de ellas capaz de inducir una respuesta inmunitaria. Si además, las células tumorales expresan también antígenos del Complejo Mayor de Histocompatibilidad (MHC, del inglés Major Histocompatibility Complex), las células inmunes serán más capaces de reconocerlas y matarlas, el problema es que algunos tumores tienen baja expresión de moléculas MHC I. 

-Inmunidad celular mediada por células T. Esta respuesta es de importancia crítica en el rechazo de tumores sólidos. Esto ha sido demostrado claramente contra tumores inducidos por virus (Rev. en Castés y Canelones, 2002). Asimismo, se cree que las células T citotóxicas (CTL; del inglés Cytotoxic lymphocyte ) son críticas en el rechazo de tumores, ya que éstas células reconocen antígenos MHC clase I, presentes en todas las células nucleadas del organismo (Crowley, 1990) Las CTL median su acción por lísis de la célula diana. Las evidencias de la acción de CTL incluyen respuestas mediadas por las clásicas células CD8 restringidas por moléculas MHC I así como las mediadas por la subpoblación de células T gamma/delta que reconocen algunos determinantes antigénicos tumorales independientemente del MHC I (Rev. en Bovbjerg y col, 1999). Las CTL pueden inhibir la diseminación de las células cancerosas reconociendo antígenos tumorales y lisando a las células tumorales en el sitio de la metástasis (Rev. en Turner-Cobb y col., 2001). Por otro lado, los linfocitos T también pueden mediar inmunidad anti-tumoral a través de la liberación de citocinas como las interleucinas (IL) 1,2,4,6,7,10 y 12, el Factor de Necrosis Tumoral (TNF) y los interferones (IFN)-µ,ß , g (Revisado por Balkwill, 1991). 

-Inmunidad humoral mediada por anticuerpos. La unión específica de anticuerpos puede afectar a la célula cancerosa por varios mecanismos como son la lisis celular mediada por el Complemento, citotoxicidad celular dependiente de anticuerpos (ADCC) y por interferencia con procesos de crecimiento celular (Lloyd, 1991). 

Inmunidad no específica contra tumores: Las células mediadoras de este efecto son las células citotóxicas naturales (NK; del inglés Natural killer) y los macrófagos así como granulocitos, que actúan mediante mecanismos de lisis no específica. 

Células NK: Son activas en la vigilancia inmunológica anti-tumoral, matando células tumorales de diferentes tipos, reacción que es dramáticamente aumentada por la presencia de citocinas (ej: IFN) (Herberman, 1985). Las células NK tienen la ventaja de reconocer y matar células diana tanto autólogas como alogénicas sin una sensibilización previa (Trinchieri, 1989) y como su reconocimiento de las células tumorales no tiene restricción por MHC, su actividad no está comprometida por la expresión disminuida de MCH en algunos tumores. Como tienen receptores para inmunoglobulinas, en algunos casos pueden unirse a células tumorales recubiertas de anticuerpos y así mediar ADCC (Goldsby, Kindt y Osborne, 2000). Cabe destacarse que los estudios de células NK son particularmente importantes ya que se ha demostrado que existe una reducción en la actividad de células NK con la progresión del tumor. Las células NK tienen un papel importante en dotar de protección natural contra neoplasmas e infecciones virales. Anormalidades en el número y función de células NK se han asociado con una amplia variedad de enfermedades en humanos que incluyen riesgos aumentados para varios tipos de cáncer, ya que las células NK destruyen células tumorales de diferentes tipos, tal como lo han demostrado estudios in vitro y en modelos animales (Rev en Spiegel, 1998).Los argumentos a favor de un posible papel anti-tumoral para las células NK se ha revisado con anterioridad (Castés y Canelones, 2002). 

Macrófagos: Los macrófagos activados pueden tener un papel importante en la inmunidad antitumoral. Al igual que las células NK no están restringidos por MHC y tienen receptores para anticuerpos por lo que median ADCC. La actividad antitumoral de los macrófagos activados puede ser por la secreción de enzimas lisosomales sobre la membrana celular del tumor y por fagocitosis de las células opsonizadas por los anticuerpos (Rosemberg, 1990); (Mantovani y col. 1992). Donde el mecanismo de la muerte tumoral es mediada por enzimas líticas, intermediarios reactivos de oxígeno y nitrógeno, así como por la secreción de TNF-a, que tiene potente actividad antitumoral, induciendo necrosis del mismo. Los macrófagos no son citotóxicos hasta que son activados, por agentes que incluyen endotoxinas, complejos inmunes y citocinas como el INF-g. Se ha observado que los macrófagos se agrupan alrededor de los tumores y su presencia frecuentemente se correlaciona con regresión del tumor (Goldsby, Kindt y Osborne, 2000). Asimismo, los macrófagos asociados al tumor son el principal componente del infiltrado de varios tumores de humanos (Mantovani y col. 1992).

Evasión del tumor a los mecanismos inmunitarios: Las células tumorales para poder sobrevivir tienen varios mecanismos por los cuales evaden y anulan los mecanismos inmunes, determinando así, que a pesar de que el sistema inmunitario claramente responda contra células tumorales, la respuesta que se desarrolla en muchos casos no sea efectiva. Entre los diferentes mecanismos de nbso online casino reviews evasión descritos se encuentran: A.- Pobre inmunogenicidad. Los antígenos tumorales son proteínas de membrana de las células tumorales que pueden ser reconocidas por el sistema inmunitario. Como las células tumorales son variantes transformadas de células del hospedador, las células cancerosas en muchos casos no expresan antígenos únicos que les permitan ser reconocidas por el sistema inmunitario como "no propias". B.- Modulación de antígenos tumorales. Ciertos antígenos específicos de tumor desaparecen de la superficie de células tumorales cuando hay anticuerpos específicos en suero, y luego reaparecen cuando no se detecta el anticuerpo. C.- Falta de señales co-estimuladoras. La activación de linfocitos T requiere dos señales, una dada por el reconocimiento de un complejo péptido-MHC, presente en la célula presentadora de antígeno (CPA), a través del receptor de células T y otra co-estimuladora dada por la interacción de moléculas de superficie. La pobre inmunogenicidad de muchas células tumorales se debe a que carecen de moléculas co-estimuladoras. Por otro lado, si no hay suficientes CPA en la vecindad del tumor, las células T solo recibirán señales parciales de activación lo que conducirá a una anergia clonal o incapacidad de reaccionar contra el antígeno. D.- Reducción en la expresión de moléculas MHC clase I. La transformación maligna está asociada con una reducción (o aún la pérdida completa) de moléculas MHC clase I. Las moléculas MHC son necesarias para la presentación de antígeno a las células inmunes, y su pérdida puede determinar que el tumor sea relativamente indetectable a las células inmunes. Además, como las CTL CD8 solo reconocen el antígeno asociado con moléculas MHC I, cualquier cambio en su expresión determina alteraciones en la respuesta inmune mediada por CTL. La disminución en MHC I puede acompañarse por el crecimiento progresivo del tumor siendo la ausencia de moléculas MHC I indicación de pobre prognosis (Goldsby, Kindt y Osborne, 2000). 


b.-Evidencias que indican que los factores psicosociales pueden influir en el desarrollo y/o progresión del cáncer por modificaciones en la respuesta inmunitaria. Existen numerosos estudios que han demostrado los efectos que tienen, diferentes factores psicosociales (depresión, el estrés crónico, los factores emotivos como el duelo y el divorcio, etc.), sobre la inmunidad. En general, los resultados han sido muy consistentes, encontrándose la mayoría de las veces disminución de los parámetros inmunológicos medidos (Rev. en Castés y Canelones, 1999), siendo el número y actividad de las células NK, y los niveles de Inmunoglobulina A secretora los más sensibles a estos factores. Así, por ejemplo bajos números en NK se han asociado con estados de ánimo deprimido y una menor citotoxicidad con ansiedad. Estas observaciones han llevado al concepto que aquellos individuos que experimentan cambios en su vida reciente tienen mayor riesgo de contraer diferentes enfermedades (Cohen y Syme, 1985). Así, se ha encontrado que las personas viudas, divorciadas o separadas tienen mayor incidencia de desordenes depresivos, infartos de miocardio y otras enfermedades somáticas que incluyen el cáncer (Rev. en Baltrausch, 1991). Estos estudios y otros, apoyan el nexo entre los factores psicosociales y alteraciones en la función inmune. Sin embargo, los mecanismos que determinan que estas alteraciones conduzcan a enfermedad no están totalmente aclarados. Diferentes trabajos han indicado que las células NK pudieran ser el eslabón entre los factores psicosociales y la progresión de la enfermedad (Kiecolt-Glaser y col., 1998). 

Depresión: El riesgo de depresión es mayor en individuos con enfermedades serias, como enfermedades cardíacas, infarto, cáncer y diabetes, siendo los signos de alerta frecuentemente desestimados por los pacientes y sus familiares, que erróneamente asumen que es normal que las personas que enfrentan serios problemas de salud se sientan deprimidas. Muchas veces los síntomas de la depresión están enmascarados por otras condiciones médicas, lo que resulta en el tratamiento de los síntomas pero no de la depresión subyacente. El concepto de que la depresión es una respuesta emocional "normal" a otra enfermedad es un mito. Los enfermos pueden volverse clínicamente deprimidos, como reacción psicológica a la prognosis, el dolor y/o la incapacidad causada por la enfermedad o su tratamiento (National Institute of Mental Health, 1999a) 

Cáncer y Depresión: Una de cada cuatro personas con cáncer también sufren de depresión clínica, y algunas veces se confunde a la depresión con los efectos secundarios de los corticoesteroides o de la quimioterapia, ambos tratamientos para el cáncer. Por otro lado, los síntomas depresivos pueden ser atribuidos erróneamente al cáncer mismo, ya que también puede causar, pérdida de apetito y de peso, insomnio y pérdida de la energía (National Institute of Mental Health, 1999b). La asociación entre síntomas depresivos y aumento del riesgo de cáncer se demostró en un estudio epidemiológico de 2020 empleados de la Western Electric, el cual reportó que síntomas depresivos, medidos mediante la prueba de MMPI ("Minnesota Multiphasic Personality Inventory") se asociaban con doble riesgo de morir de cáncer 17 años después, y con una incidencia mayor que lo normal en los primeros diez años (Shekelle y col. 1981). Este hecho persistía en el seguimiento realizado a los 20 años (Persky y col. 1987). Otros trabajos han demostrado que la depresión en algunos casos es el síntoma precedente del cáncer pancreático, apareciendo mucho antes de que los síntomas del tumor se hagan evidentes (Fras y col., 1967). Así mismo, otras investigaciones han confirmado que la depresión ocurre con mayor frecuencia y severidad en pacientes con cáncer pancreático, que en otros tipos de cánceres gastrointestinales. Sin embargo, algunos trabajos no reportan resultados similares (Hahn y Petitti, 1988;Kaplan y Reynolds, 1988).Tanto la citotoxicidad como el número de células NK circulantes varían con factores psicosociales. Bajos números en NK se han asociado con estados de ánimo deprimido y una menor citotoxicidad con ansiedad. En pacientes con cáncer en etápas avanzadas se han observado disminuciones en células NK y aumento en los niveles de cortisol, cuando concomitantemente tenían depresión (Rev en Spiegel 1998). 

Estrés: Los eventos externos que experimentamos como estresantes son aquellos que por lo general son considerados como indeseables, amenazantes y/o demandantes, y estimulan una reacción emocional y fisiológica (Rev en Ehlert y Straub, 1998). El factor central que determina la magnitud de la respuesta de estrés parece ser la evaluación que se hace al estrés y a la percepción de control sobre la situación, más que las características objetivas del agente estresante. Numerosas investigaciones han indicado que los agentes estresantes influyen ampliamente en determinar nuestra susceptibilidad o resistencia al cáncer, así como el curso de la enfermedad y su recuperación mediante modificaciones de la capacidad inmune y endocrina (Hranicky, J, 2000). En base a los diferentes efectos biológicos reportados como consecuencia del estrés psicológico, se ha propuesto que el estrés puede aumentar el riesgo al cáncer a través de diferentes mecanismos que pudieran actuar solos o de manera combinada como sería, por alteración de la actividad de células NK, por alteración de los mecanismos reparadores del ADN y por alteraciones en la apoptósis o muerte celular programada (Rev. en Castés y Canelones, 2002). 

Se ha descrito que el estrés en la vida diaria, en conexión con otros factores psicológicos que influyen en el manejo adecuado del estrés, son elementos esenciales en la predicción de la tumorigenicidad (Rev. en Baltrausch, 1991). Diferentes estudios en humanos han demostrado una incidencia incrementada de eventos estresantes en la vida de las personas, que preceden al diagnóstico de cáncer de pulmón, cervical, gástrico, pancreático, colorectal y de mama (Rev. en Castés y Canelones, 2002). Otras investigaciones han asociado el estrés con recurrencia y progresión del cáncer (Ramirez y col. 1989), concluyéndose que el estrés severo debido a eventos adversos en la vida, está significativamente asociado con riesgo aumentado a la recidiva de cáncer de mama, así como de algunos otros tipos de cáncer (Funch y Marshall, 1983), donde la disminución dela actividad NK es un fuerte factor predictivo de la recurrencia de la enfermedad, relacionandose una alta citotoxicidad con intervalos más largos sin enfermedad (Rev in Spiegel 1998). Sin embargo, existen algunas ciertas excepciones (Reed, 1991, Barraclough y col. 1992). 

El cáncer como agente estresante: El diagnóstico de cáncer, así como la enfermedad por sí misma, pueden ser considerados por un individuo, como eventos que actúan como agentes estresantes altamente amenazantes. El diagnóstico de una enfermedad somática severa induce en la mayoría de los casos, una respuesta de estrés extremadamente alta. Este evento estresante, frecuentemente está acompañado de la admisión en un hospital y la incertidumbre sobre el diagnóstico definitivo y sobre el tratamiento a seguir (Rev en Ehlert y Straub, 1998). Además, se ha demostrado que la hospitalización es un agente estresante psicológico, que también provoca estimulación emocional y fisiológica. Así, pacientes deprimidos hospitalizados muestran mayores niveles basales de cortisol en comparación con pacientes no hospitalizados que presentan perturbaciones similares del comportamiento (Rev en Ehlert y Straub, 1998). Pacientes con cáncer de mama muestran niveles más altos de cortisol, norepinefrina y epinefrina al momento de su hospitalización, que mujeres con enfermedades benignas de mama, a pesar que todas ellas desconocían en ese momento el diagnóstico definitivo. Las diferencias en los parámetros endocrinos, pudieran deberse a que la mitad de las pacientes con cáncer, mostraban desordenes de comportamiento depresivo, y sufrían estrés crónico antes de su hospitalización, siendo la proporción menor en el grupo de mujeres con enfermedades benignas de mama. En general, la depresión parece ser el principal factor predictivo de las respuestas al estrés incontrolable. Por otro lado, pacientes moderadamente deprimidos que no diferían de los controles sanos en los niveles basales de cortisol, mostraron cambios mayores en el pico de los niveles de cortisol, durante la exposición a agentes estresantes experimentales, tales como la exposición a ruido incontrolable. Además, la evaluación de los sentimientos de éxito fue significativamente menor en los pacientes que en los controles (Rev en Ehlert y Straub, 1998). En el cáncer el estrés ocurre a varios niveles. Primero, existe el estrés físico de la enfermedad en sí, desarrollándose dentro del cuerpo. Segundo está el efecto físico de los tratamientos: quimioterapia, radioterapia y tratamiento hormonal, con serios efectos secundarios como náuseas y disminución de la energía. Tercero, los síntomas físicos activan un tipo de estrés psicológico, relacionado con la posibilidad de una recurrencia o la aparición de metástasis (Rev. en Castés y Canelones, 2002). 

Rasgos de Personalidad: Los rasgos de personalidad también pueden tener un papel importante en el desarrollo y evolución del cáncer. Diferentes trabajos indican que los pacientes con cáncer de mama muestran estilos de manejo del estrés más represivos que los controles, siendo la extroversión y la actividad social predictivos de una mayor sobrevida. Mujeres con diagnóstico maligno en biopsias de mama, son menos expresivas a la ira que aquellas con lesiones benignas, y tienen tasas menores de ansiedad, indicando altos niveles de negación (Reed y col., 1994). Asimismo, en un trabajo que compara sobrevivientes de cáncer a corto o largo plazo, se demostró que los pacientes que mostraban espíritu de lucha o una mayor expresión de ira, y negaban la enfermedad vivían más, que aquellas con una aceptación estoica o que expresaban depresión y desesperanza (Greer y col., 1979). Por ello, hay un gran interés en los potenciales efectos de estados de ánimo positivos, sobre sistemas fisiológicos reguladores como el endocrino y/o el inmune. Los resultados más consistentes son aquellos que indican que las mujeres con cáncer de mama son más propensas a controlar los sentimientos de rabia que aquellas con enfermedades benignas de mama o aquellas del grupo control normal pareado. Debido a esto, se ha implicado al control emocional como un factor que influye en la prognosis del cáncer. Sin embargo, a pesar que el control de la rabia parece ser central, también se han identificado un cierto número de atributos relacionados, entre ellos: La tendencia hacia una complacencia social y la falta de asertividad presente en pacientes con cáncer, que se ha definido como estilo conductual Tipo "C", que es el polo opuesto a la conducta Tipo "A" que está asociada con riesgo aumentado de enfermedades de corazón (Rev en Watson, 1992). Por otro lado, se ha indicado una clara asociación entre el control de la rabia y la tendencia a adoptar bien sea respuestas fatalistas o de desamparo después del diagnóstico de cáncer. Así, aquellas pacientes con cáncer de mama analizadas tres meses después de la cirugía, que mostraron actitudes estoicas o desamparadas frente a su enfermedad, tuvieron mayor probabilidad de estar muertas tras un seguimiento de diez a trece años que aquellas que inicialmente mostraron un espíritu de lucha (Watson, 1992). 

Emociones: Los expertos han asegurado hace largo tiempo que hay una relación importante entre las emociones y el cáncer. Una amplia evidencia vincula la respuesta emocional del individuo, no solo con el desarrollo y curso del cáncer sino también con su respuesta al tratamiento. Se cree que el aprendizaje de como alterar las respuestas emocionales proporciona una herramienta, junto con los tratamientos médicos estándar, en la intervención del cáncer. El patrón emocional que frecuentemente caracteriza a los pacientes con cáncer es el de sentimiento crónico de desesperanza negada. Desde la perspectiva del tratamiento, es esencial cambiar esa actitud si se quiere mejorar su salud (Hranicky, J, 2000). Una emoción es una respuesta orgánica a un estímulo interno o externo. La respuesta emocional tiene bases biológicas y causa reacciones químicas a lo largo de todo el cuerpo. Estos cambios bioquímicos pueden medirse en la sangre y en la orina y son precisamente lo que distingue a las emociones de las percepciones. Las percepciones son sensaciones neurofisiológicas localizadas en la piel o el cuerpo, o pensamientos de larga duración, por ejemplo cognitivos, procesos de pensamiento consciente, mientras que las emociones son respuestas de todo el organismo, que afectan al sistema nervioso autonómico. Una emoción es una respuesta bioquímica de las adrenales y otros órganos endocrinos del cuerpo y los químicos que son producidos a través de la respuesta emocional, afectan cada parte del cuerpo (Hranicky, J, 2000). En el campo de la PNI se está estudiando como las emociones son traducidas en sustancias químicas (moléculas de información) que tienen impacto sobre nuestro SI, sistema endocrino y otros sistemas de nuestro cuerpo. Existen numerosas maneras como las emociones se comunican a nivel físico, por ejemplo, los neuropéptidos actúan como químicos que reciben mensajes, y ellos son los mensajeros químicos que permiten que nuestras emociones "hablen" directamente con las células de defensa del SI ya que existen terminaciones nerviosas en su superficie, y así influyen sobre la actividad celular y los mecanismos de división celular. Los diferentes reportes han conducido al concepto que las emociones pueden crear las respuestas fisiológicas que conducen al crecimiento del cáncer, y que para restaurar la salud sería conveniente modificar nuestras emociones (Hranicky, J, 2000). El control y/o la represión de las emociones puede representar un factor de riesgo, porque el grado de estrés experimentado puede volverse anormalmente prolongado. Los represores de emociones frecuentemente subestiman su nivel de activación fisiológica, lo que resulta en la supresión del SI por una actividad exagerada y crónica del sistema nervioso simpático. Esta represión de la emoción con efecto sobre el sistema simpático y luego sobre el SI, es un ejemplo de lo que se propone con la conexión entre estrés y cáncer. (Hranicky, J, 2000). 


c.-Evidencias que indican que la Intervención Psicosocial puede tener un papel importante en la evolución del cáncer.
 El cúmulo de evidencias que indican que las variables psicosociales pueden afectar el desarrollo y/o progresión del cáncer, y los estudios que sugieren una relación entre el apoyo social y las tasas de mortalidad, así como entre el apoyo social y el ajuste al cáncer (Rev. en Broadhead y Kaplan, 1991), hacen surgir la posibilidad de que las intervenciones psicosociales puedan reducir el impacto del estrés psicológico, en el desarrollo del mismo y/o su progresión. Una creciente bibliografía demuestra que diferentes tipos de intervención psicosocial, como la terapia cognitivo-conductual, grupos de apoyo, relajación-visualización, hipnoterapia, o el "biofeedback," entre otras, puede afectar la calidad de vida y el ajuste psicosocial, y aún posiblemente mejorar el tiempo de sobrevida de los pacientes con cáncer ( Simonton y col,1977 ; 1981; Spiegel y col, 1989; Fawzy y col, 1990; 1993, Kemeny y Miller, 1999). El problema es que a pesar de la considerable evidencia anecdótica que atestigua sobre los beneficios de las intervenciones psicosociales, la evidencia objetiva de su eficacia no ha sido precisa, lo cual ha interferido en su integración en el cuidado y manejo formal de pacientes con cáncer. Sin embargo, diferentes publicaciones sobre estudios controlados, demuestran efectos beneficiosos de las intervenciones, entre ellos, los trabajos pioneros de Simonton y col. (1977a, 1977b, 1981), que reportan una sobrevivencia aumentada en personas con cánceres avanzados; así como algunos otros trabajos, que muestran reducción de los efectos colaterales de la quimioterapia, después de terapias como el "biofeedback" y la relajación (Morrow y Dobkin, 1988); y una mejoría en la capacidad de manejo del estrés después del uso de acercamientos psicoeducativos; así como una reducción significativa en morbidez psicológica después del empleo de terapias cognitivo-conductuales (Rev. en Fallowfield, 1995). Otras investigaciones han sugerido que las intervenciones psicosociales no sólo mejoran la calidad de vida de pacientes con cáncer, sino que también extienden su sobrevivencia (Spiegel y col. 1989, Fawzy y col. 1993) y pueden mejorar algunos aspectos psicológicos y conductuales (Andersen, 1994). Meyer y Mark, (1995) condujeron un meta-análisis que es el primero que explícitamente examina los supuestos beneficios de las intervenciones psicosociales en adultos con cáncer y se concluyó que la intervención psicosocial ya no debería verse como algo opcional o extra, sino como una parte integral del plan de manejo de la enfermedad, en cada paciente de cáncer. 

A pesar de que el apoyo social es un factor importante en la vida de los pacientes con cáncer, al presente no se comprende totalmente sus mecanismos. Diferentes líneas de investigación han indicado que el apoyo social atenúa la respuesta fisiológica al estrés (Rev en Ehlert y Straub, 1998), previniendo la inducción de respuestas biológicas y de comportamiento que son dañinas a la salud, así como suprimiendo las respuestas neuroendocrinas al estrés, con aumento de las conductas sanas y mejoras en el manejo de la situación con aumento de la función inmune y mantenimiento de la salud al determinar una evaluación benigna de los eventos estresantes (Cohen, 1988). Diferentes estudios han encontrado marcados efectos psicológicos y biológicos (ej: inmune) o patológicos, algunos de los cuales vale la pena destacar. Así, Fawzy y col. (1990) estudiaron pacientes con melanoma estadio I ó II, que fueron randomizados en un grupo no intervenido o en un grupo estructurado de intervención psicosocial de corto plazo (6 se

Naturaleza,Crianza y Desarrollo Humano

Bruce H. Lipton, Ph.D.


Profesor Adunto, Life Chiropractic College West, San Lorenzo, California. Los Angeles, EE.UU.
 
 

Resumen: Los resultados del proyecto genoma humano, y los avances en la biología celular de punta, proporcionan una oportunidad para reconsiderar la perenne pregunta concerniente a las relaciones naturaleza-educación (crianza) en el desenvolvimiento de nuestras vidas. La biología celular revela que la manifestación de un cuerpo humano está controlada primariamente por los genes, y por lo tanto está bajo la influencia de la naturaleza. Menos de un cinco por ciento de los humanos poseen defectos genéticos (de nacimiento) debilitantes. Por lo tanto, la naturaleza solo tendrá responsabilidad de un pequeño porcentaje de incapacidades en los humanos. Debido a que el restante 95% de la población nació con genes "aptos", las disfunciones en esta población serían atribuibles a la educación, la influencia del medio ambiente. Las experiencias ambientales, las cuales en principio, se registraron in utero, suministran las percepciones aprendidas. Estas percepciones, junto con los instintos genéticos comprenden la mente subconsciente y proporciona la voz "colectiva" que modela el destino del cuerpo. La mayoría de nuestras grabaciones conductuales se programaron en la mente subconsciente antes de que fuéramos capaces de expresar la propiedad de la conciencia. A pesar de que la mente consciente puede observar, criticar y reconsiderar el contenido de las "cintas" conductuales, ella no puede "forzar" un cambio en la mente subconsciente. Los protocolos de las nuevas corrientes psicológicas permiten una rápida re-escritura de los programas del subconsciente suministrando oportunidades de cambiar el carácter de nuestras vidas.

 

Una de las perennes controversias, que tiende a evocar rencores entre los científicos biomédicos está relacionada con el papel de la naturaleza versus la educación (crianza) en el desenvolvimiento de la vida (Lipton, 1998a). Quienes están polarizados del lado de la naturaleza, invocan el concepto de determinismo genético como el mecanismo responsable de controlar la expresión de los rasgos físicos y conductuales de un organismo. El determinismo genético, se refiere a un mecanismo de control interno parecido a un "programa de computación" genéticamente codificado. Se cree que en el momento de la concepción, la activación diferencial de genes maternos y paternos seleccionados, colectivamente "descargan" el rasgo fisiológico y conductual de un individuo, en otras palabras, su destino biológico. Por el contrario, quienes respaldan el "control" por la educación sostienen que el ambiente es un instrumento que "controla" la expresión biológica. Los que apoyan este postulado, afirman que las experiencias ambientales, tienen un papel esencial en el modelado del carácter en la vida de un individuo, más que atribuir la suerte biológica al control de los genes. La polaridad entre estas filosofías simplemente refleja el hecho de que aquellos que respaldan la naturaleza, creen en un mecanismo de control interno (genes); mientras que aquellos que respaldan los mecanismos de la educación lo atribuyen a un control externo (ambiente). 
La resolución de la controversia naturaleza y educación (crianza) es profundamente importante, con respecto a la definición del papel de la paternidad y maternidad en el desarrollo humano. Si quienes respaldan la naturaleza como la fuente de "control" están en lo correcto, los rasgos y atributos fundamentales de un niño están genéticamente predeterminados en el momento de la concepción. Los genes, que se presume se auto-actualizan, controlarán la estructura y organización. Debido a que el desarrollo estaría programado y ejecutado por los genes internalizados, el papel básico de los padres sería el de proveer nutrición y protección a su feto en crecimiento o niño. En este modelo, los rasgos de desarrollo que se desvían de la norma, implican que el individuo expresa genes defectuosos. La creencia de que la naturaleza "controla" la biología atenta contra la idea de victimización e irresponsabilidad en el desenvolvimiento de la vida de uno. "No me culpen por esa condición, yo lo tengo en mis genes". Como yo no puedo controlar mis genes, yo no soy responsable por las consecuencias". La ciencia médica moderna percibe a un individuo disfuncional como uno que posee un "mecanismo" defectuoso. Los "mecanismos" disfuncionales corrientemente se tratan con drogas, a pesar de que las compañías farmacéuticas están avizorando un futuro en el cual la ingeniería genética eliminará permanentemente todos los rasgos y comportamientos desviados o indeseables. Consecuentemente, estamos cediendo el control personal sobre nuestras vidas a las "píldoras mágicas" ofrecidas por las compañías farmacéuticas. La perspectiva alternativa, apoyada por un gran número de profanos, y de un contingente creciente de científicos, trata sobre el papel de los padres en el desarrollo humano. Quienes respaldan la educación (crianza) como mecanismo de "control" en la vida sostienen que los padres tienen un impacto fundamental sobre la expresión del desarrollo de su progenie. En un sistema controlado por la educación, la actividad de los genes estaría dinámicamente ligada al ambiente en un cambio continuo. Ciertos ambientes aumentan el potencial del niño, mientras que otros pueden inducir disfunción y enfermedad. En contraste con el mecanismo propuesto por los naturistas de la existencia de un destino fijo, los mecanismos de la educación ofrecen una oportunidad para moldear la expresión biológica de un individuo, mediante la regulación o el "control" de su ambiente.
Al revisar la controversia naturaleza-educación (crianza) a lo largo de lo años, es aparente que en unas épocas ha predominado el apoyo para los mecanismos de la naturaleza sobre el concepto de educación, mientras que en otras ha sido a la inversa. Desde la revelación del código genético por Watson y Crick en 1953, ha prevalecido el concepto de que los genes auto-regulados controlan nuestra fisiología y conducta, sobre la influencia percibida de señales ambientales. Apartando la responsabilidad personal en el desenvolvimiento de la vida de un individuo, nos queda la creencia de que casi todos los rasgos humanos negativos o defectuosos representan una falla mecánica de los mecanismos moleculares humanos.
A comienzos de la década de 1980, los biólogos estaban totalmente convencidos de que los genes "controlaban" la biología. Posteriormente se asumió que el mapa completo del genoma humano debía proporcionar a la ciencia toda la información necesaria, no solo para "curar" todas las enfermedades de la humanidad, sino también para crear un Mozart u otro Einstein. El Proyecto del Genoma Humano resultante se diseñó como un esfuerzo global dedicado a descifrar el código genético humano. 
La función primaria de los genes, es servir como heliografías bioquímicas que codifican la compleja estructura química de las proteínas, las "partes" moleculares con las cuales se construyen las células. La idea convencional, ha sostenido que un hay gen para codificar cada una de las 70.000 a 90.000 proteínas diferentes que integran nuestro cuerpo. Además de genes que codifican proteínas, la célula también contiene genes reguladores que controlan la expresión de otros genes. Los genes reguladores presumiblemente orquestan la actividad de un gran número de genes estructurales, cuyas acciones contribuyen colectivamente con los patrones físicos complejos que proveen a cada especie con una anatomía específica. Más aún, se presume que otros genes reguladores controlan la expresión de rasgos tales como el conocimiento, la emoción y la inteligencia. Antes de que el proyecto saliera, los científicos habían estimado que la complejidad humana necesitaría un genoma (la colección total de genes) por encima de 100.000 genes. Esto estaba basado en un estimado conservador de que había más de 30.000 genes reguladores y 70.000 genes que codificaban proteínas almacenadas en el genoma humano.
Cuando se reportaron los resultados del proyecto genoma humano el año pasado, la conclusión se presentó como "un chiste cósmico". Justo cuando la ciencia pensó que todo lo imaginado tenía vida, el universo lanzó una "bola curva" biológica. Con todo el alboroto surgido sobre la secuenciación del código genético humano, y habiendo sido atrapados en esa brillante hazaña tecnológica, no nos enfocamos en el verdadero "significado" de los resultados. Estos resultados echan por tierra una creencia fundamental aceptada por la ciencia convencional. El "chiste cósmico" del proyecto Genoma está relacionado con el hecho de que el genoma humano solo consiste en 34.000 genes [ver Science 2001, 291 (5507) y Nature 2001, 409 (6822)]. ¡Dos tercios de los genes que se anticipaba y se presumía eran necesarios, no existen!. ¿Como podemos considerar la complejidad de un humano genéticamente controlado, cuando ni siquiera hay genes suficientes para codificar solo las proteínas?. La "falla" del genoma en confirmar nuestras expectativas, revela que nuestra percepción sobre cómo trabaja la biología está basada en información o suposiciones incorrectas. Nuestra "creencia" en el concepto del determinismo genético en apariencia es fundamentalmente defectuosa. No se puede atribuir el carácter de nuestras vidas únicamente a la consecuencia de una "programación" genética heredada. Los resultados del genoma nos obligan a reconsiderar la pregunta: "¿De donde adquirimos nuestra complejidad biológica?. 
En un comentario sobre los sorprendentes resultados del estudio del Genoma Humano, David Baltimore (2001), uno de los genetistas más prominentes del mundo y ganador del premio Nóbel, señala este aspecto de la complejidad:
"A menos que el genoma humano contenga un lote de genes que sean opacos a nuestras computadoras, está claro que nosotros no ganamos nuestra indudable mayor complejidad sobre los gusanos y las plantas por el uso de más genes.
La comprensión de lo que nos proporciona nuestra complejidad- nuestro enorme repertorio conductual, la capacidad de producir acciones conscientes, la remarcable coordinación física, las alteraciones precisamente afinadas en respuesta a variaciones externas del ambiente, aprendizaje, memoria.....necesito seguir?- sigue siendo un reto para el futuro". (Baltimore 2001, el subrayado es mío).
Por supuesto, que la consecuencia más interesante de los resultados del proyecto es que ahora nosotros debemos encarar al "desafío" del futuro aludido por Baltimore. ¿Qué controla nuestra biología, sino son los genes?. En el calor de la locura del genoma, el énfasis sobre el proyecto, opacó el trabajo brillante de muchos biólogos, que revelaban un entendimiento de los mecanismos de "control" del organismo, radicalmente diferente. Emergiendo al filo de la ciencia celular está el reconocimiento de que el ambiente, y más específicamente nuestra percepción del ambiente, controla directamente nuestra conducta y la actividad génica (Thaler,1994) 
La biología convencional ha construido su conocimiento sobre lo que se ha referido como el "Dogma Central". Esta creencia inviolable clama que el flujo de información en los organismos biológicos, va desde el ADN al ARN y luego a las proteínas. Dado que el ADN (genes) en este caso es el nivel máximo de este flujo de información, la ciencia ha adoptado la idea de la Primacía del ADN, significando en este caso "primacía" la primera causa. El argumento para el determinismo genético está basado en la premisa de que el ADN está en "control". ¿Pero es así?.
Casi todos los genes de una célula están almacenados en su mayor organelo, el núcleo. La ciencia convencional sostiene, que el núcleo representa el "centro de comando de la célula", una idea basada en la suposición de que los genes "controlan" (determinan) la expresión de la célula (Vinson y col, 2000). Si el núcleo es el centro de comando de la célula, eso implica que el núcleo representa el equivalente del "cerebro" de la célula. Si se remueve el cerebro de cualquier organismo vivo, la consecuencia necesaria de esa acción es la muerte inmediata del organismo. Sin embargo, si se remueve el núcleo de una célula, la célula no necesariamente muere. Algunas células enucleadas pueden sobrevivir por dos o tres meses sin poseer ningún gen. Las células enucleadas se usan rutinariamente como "capas nutrientes" que sustentan el crecimiento de otros tipos de células especializadas. En la ausencia de un núcleo, las células mantienen su metabolismo, digieren la comida, excretan los desechos, respiran, se mueven en su ambiente reconociendo y respondiendo adecuadamente a otras células, predadores o toxinas. Finalmente estas células mueren, ya que sin su genoma las células enucleadas son incapaces de reemplazar proteínas defectuosas o deterioradas que se requieren para la vida. El hecho de que las células mantengan una vida exitosa e integrada en ausencia de genes, revela que los genes no son el "cerebro" de la célula. La razón principal por la cual los genes no pueden "controlar" la biología es que ellos no son auto-emergentes (Nijhout, 1990). Esto significa que los genes no pueden auto-actualizarse, ellos son químicamente incapaces de activarse o inactivarse. La expresión de los genes está bajo el control regulador de señales ambientales que actúan a través de mecanismos epigenéticos (Nijhout, 1990, Symer y Bender, 2001). Sin embargo, los genes son fundamentales para la expresión normal de la vida. Más que servir como mecanismos de control, los genes representan heliografías moleculares necesarias para manufacturar las proteínas complejas que proporcionan a la célula su estructura y funciones. Defectos en los programas genéticos (mutaciones), pueden alterar profundamente la calidad de vida de aquellos que los posean. Es importante destacar que las vidas de menos del 5% de la población reciben el impacto de genes defectuosos. Estos individuos expresan defectos de nacimiento transmitidos genéticamente sean estos manifestados al nacimiento o que aparezcan posteriormente durante la vida.
El significado de estos datos, es que más del 95% de la población viene a este mundo con un genoma intacto que codificará para una existencia sana y apta. Aún cuando la ciencia ha enfocado sus esfuerzos en determinar el papel de los genes estudiando el 5% de la población con genes defectuosos, no se ha progresado mucho sobre el por qué la mayoría de la población, que posee un genoma apto, adquiere disfunción y enfermedad. Nosotros no podemos simplemente inculpar a los genes (naturaleza) de esta realidad. 
La atención científica sobre lo que "controla" a la biología está desviándose del ADN hacia la membrana celular (Lipton, y col, 1991,1992, 1998b, 1999). En la economía de la célula, la membrana es el equivalente de nuestra "piel". La membrana provee una interfase entre el ambiente de continuo cambio (no-propio) y el ambiente encerrado y controlado del citoplasma (propio). La "piel" embriónica (ectoderma) origina dos sistemas de órganos en el cuerpo humano: el integumento y el sistema nervioso. En las células estas dos funciones están integradas dentro de la capa simple que envuelve al citoplasma. 
Las moléculas de proteínas de la membrana celular, sirven de interfase entre las demandas de los mecanismos fisiológicos internos y las exigencias ambientales (Lipton, 1999). Estas moléculas de membrana "control" están compuestas de parejas consistentes en: proteínas receptoras y proteínas efectoras. Las proteínas receptoras reconocen señales ambientales (información) de la misma manera que nuestros receptores (Ej. Ojos, oídos, nariz, gusto, tacto) leen nuestro ambiente. Las proteínas receptoras específicas son "activadas" químicamente tras recibir una señal ambiental reconocible (estímulo). La proteína receptora, en su estado activado se acopla con una proteína efectora específica a la cual activa. La proteína efectora "activada" selectivamente "controla" la biología de la célula coordinando una respuesta contra la señal ambiental iniciadora. Los complejos proteínas "receptoras-efectoras" sirven como interruptores que integran la función del organismo dentro de su medio ambiente. El componente receptor del interruptor dota de "conciencia del ambiente", y el componente efector genera una "sensación física" en respuesta a esa conciencia. Por definición estructural y funcional, el interruptor receptor-efector representa las unidades moleculares de la percepción, la cual se define como conciencia del ambiente a través de la "sensación física". Los complejos de proteínas de la percepción "controlan" la conducta de la célula, regulan la expresión de genes y se han implicado en la re-escritura del código genético (Lipton, 1999).
Cada célula es innatamente inteligente ya que ella generalmente posee las heliografías genéticas necesarias para crear todos los complejos de percepción necesarios para permitirle sobrevivir y prosperar en su nicho ambiental normal. El ADN que codifica estos complejos de proteínas de la percepción, ha sido adquirido y acumulado por las células, durante cuatro billones de años de evolución. Los genes que codifican la percepción, están almacenados en el núcleo de la célula y se duplican previo a la división celular, dotando a cada célula hija con un conjunto de complejos de percepción que mantienen la vida. Sin embargo, los ambientes no son estáticos. Los cambios en los ambientes generan una necesidad de "nuevas" percepciones por parte de los organismos que habitan esos ambientes. Hoy día es evidente que la célula crea nuevos complejos de percepciones a través de la interacción con estímulos ambientales novedosos. Utilizando un grupo de genes descubiertos recientemente, que colectivamente son referidos como "genes de ingeniería genética", las células son capaces de crear nuevas proteínas de percepción en un proceso que representa el aprendizaje y la memoria de la célula (Cairns, 1988, Thaler 1994, Appenzeller, 1999, Chicurel, 2001). Este mecanismo de escritura de genes, evolutivamente avanzado, le permite a nuestras células inmunes responder contra antígenos extraños mediante la producción de anticuerpos, que salvan vidas (Joyce, 1997, Wedemayer, y col, 1997). Los anticuerpos son proteínas específicamente modeladas que las células fabrican para complementarse físicamente con los antígenos invasores. Como proteínas, los anticuerpos requieren un gen (heliografía) para su ensamblaje. Interesantemente, los genes que codifican para los anticuerpos que se derivan de una respuesta inmunitaria, son diseñados específicamente, ya que no existían antes de que la célula se expusiera al antígeno. La respuesta inmune que necesita por lo menos tres días, desde la exposición inicial al antígeno hasta la aparición de anticuerpos específicos, resulta en el "aprendizaje" de una nueva proteína de percepción (el anticuerpo) cuya heliografía del ADN ("memoria") puede ser genéticamente traspasada a todas las células hijas.
Para crear una vida que conserve la percepción, la célula debe acoplar un receptor que reciba la señal, con una proteína efectora que "controle" la repuesta conductual apropiada. El carácter de una percepción puede medirse por el tipo de repuesta que el estímulo ambiental evoca. Las percepciones positivas producen una respuesta de crecimiento, mientras que las percepciones negativas activan la respuesta de protección de las células (Lipton, 1998b, 1999). A pesar de que las proteínas de percepción son fabricadas a través de mecanismos de genética molecular, la activación del proceso de percepción es "controlado" o iniciado por señales ambientales. La expresión de la célula es moldeada primariamente por su percepción del medio ambiente y no por su código genético, un hecho que enfatiza el rol de la educación en el control biológico. La influencia controladora del ambiente se ha subestimado en estudios recientes realizados con células germinales (Vogel, 2000). Las células germinales, presentes en diferentes órganos y tejidos del cuerpo adulto, son similares a las células embrionarias en el sentido de que ambas no están diferenciadas, a pesar de que ellas tienen el potencial de expresar una amplia variedad de tipos celulares maduros. Las células germinales no controlan su propio destino. La diferenciación de estas células está influida por el ambiente en que se encuentra la célula. Por ejemplo, se pueden crear tres ambientes diferentes de cultivos de tejidos. Si una célula germinal se coloca en el cultivo número uno, de ella se puede originar una célula ósea. Si esa misma célula germinal, se coloca en el cultivo dos, dará origen a una neurona o si es colocada en el cultivo número tres, la célula madura como un hepatocito. El destino de la célula es "controlado" por su interacción con el ambiente y no por el programa genético que contiene.
Aún cuando cada célula es capaz de comportarse como una entidad capaz de vivir libremente, posteriormente en la evolución, las células comenzaron a congregarse en comunidades interactivas. La organización de las células fue el resultado de una presión casino online evolutiva para aumentar la sobrevida. Cuanto más conciencia posea un organismo, más capacidad tendrá para sobrevivir. Considerando que una sola célula tiene X cantidad de conciencia, entonces una colonia de 25 células tendrá una conciencia colectiva de 25X. Dado que cada célula en la comunidad tiene una oportunidad de compartir conciencia con el resto del grupo, entonces cada célula individual posee realmente una conciencia colectiva de 25X. ¿Quién es más capaz de sobrevivir, una célula con una conciencia 1X o una con una conciencia 25X?. La naturaleza favorece el ensamblaje de células en comunidades como un medio de expandir conciencia. La transición evolutiva de formas de vida unicelulares a formas de vida multicelulares (comunitaria), representó un punto altamente profundo, tanto intelectual como técnicamente en la creación de la biosfera. En el mundo de los protozoarios unicelulares, cada célula es un ser independiente e innatamente inteligente, que ajusta su biología a su propia percepción del medio ambiente. Sin embargo, cuando las células se unen para formar "comunidades" multicelulares, se requiere que estas células establezcan una compleja comunicación social. Dentro de una comunidad las células individuales no pueden comportarse independientemente, de otra manera la comunidad dejaría de existir. Por definición, los miembros de una comunidad deben seguir una sola voz "colectiva". La voz "colectiva" que controla la expresión de la comunidad, representa la suma de todas las percepciones de cada célula en el grupo.
Las comunidades celulares originales estaban formadas por entre diez a cientos de células. La ventaja evolutiva de vivir en comunidad, pronto condujo a organizaciones integradas por millones, billones o aún trillones de células individuales socialmente interactivas. A fin de sobrevivir a tan altas densidades, las sorprendentes tecnologías desarrolladas por las células, condujeron a ambientes altamente estructurados que harían vacilar a las mentes e imaginaciones de los ingenieros humanos. Dentro de este medio ambiente, las comunidades celulares subdividen las cargas laborales entre ellas, conduciendo a la creación de cientos de tipos de células especializadas. Los planes estructurales para crear comunidades interactivas y células diferenciadas, están escritos en el genoma de cada célula de la comunidad. A pesar de que cada célula individual es de dimensiones microscópicas, el tamaño de las comunidades multicelulares puede estar en el rango desde escasamente visible hasta proporciones monolíticas. Desde nuestra perspectiva, no observamos las células individuales, pero reconocemos las diferentes formas estructurales que la comunidad celular adquiere. Percibimos esas comunidades estructuradas macroscópicamente como plantas y animales, las cuales nos incluyen a nosotros mismos. Mientras que Ud. se considera como una sola entidad, en realidad es la suma de una comunidad de aproximadamente 50 trillones de células individuales. La efectividad de comunidades tan grandes es aumentada por la subdivisión de labores entre las células componentes. La especialización citológica le permite a las células formar los tejidos y órganos específicos del cuerpo. En organismos mayores, solo un pequeño porcentaje de las células funcionan percibiendo el medio ambiente externo de la comunidad. Grupos de "células de percepción" especializadas forman los tejidos y órganos del tejido nervioso. La función del sistema nervioso es percibir el medio ambiente y coordinar la respuesta biológica de la comunidad celular contra los chocantes estímulos ambientales.
Los organismos multicelulares, al igual que las células que los integran, están dotados genéticamente con complejos de proteínas de percepción fundamentales, que le permiten al organismo sobrevivir efectivamente en su ambiente. Las percepciones programadas genéticamente son referidas como instintos. De forma similar a las células, los organismos son también capaces de interactuar con el ambiente y crear nuevas vías de percepción. Este proceso constituye el comportamiento aprendido. A medida que uno asciende en el árbol evolutivo, moviéndose desde el más primitivo hacia los organismos celulares más avanzados, existe una marcada desviación del uso predominante de las percepciones programadas genéticamente (instintos) al uso del comportamiento aprendido. Los organismos primitivos primariamente cuentan con instintos, para la mayor proporción de su repertorio conductual. En organismos superiores especialmente en humanos, la evolución del cerebro ofrece una gran oportunidad para crear una gran base de datos de percepciones aprendidas, lo cual reduce la dependencia de los instintos.
Los humanos estamos abundantemente dotados de instintos vitales de propagación genética. La mayoría de ellos no son evidentes para nosotros, ya que operan por debajo de nuestro nivel de conciencia, proporcionando la función y mantenimiento de las células, tejidos y órganos. Sin embargo, algunos instintos básicos generan conductas patentes y observables. Por ejemplo, la respuesta de chupar del neonato, o la retracción de la mano cuando un dedo se quema con la llama. 
"Los seres humanos dependen más del aprendizaje para sobrevivir que otras especies. Nosotros no tenemos instintos que automáticamente nos protejan y nos surtan de alimento o abrigo, por ejemplo" (Schultz y Lavenda, 1987). Así como los instintos son importantes para nuestra sobrevivencia, nuestras percepciones aprendidas son más importantes, especialmente a la luz del hecho de que ellas pueden contrarrestar los instintos programados genéticamente. Dado que las percepciones dirigen la actividad de los genes y evocan conductas, las percepciones aprendidas contribuyen al control de los rasgos fisiológicos y conductuales de nuestras vidas. La suma de online casino nuestros instintos y percepciones aprendidas colectivamente, forman la mente subconsciente, la cual a su vez es la fuente de la voz "colectiva" que nuestras células "admiten" seguir. 
A pesar de que en el momento de la concepción, se nos dota con percepciones innatas (instintos), solo empezamos a adquirir percepciones aprendidas en el momento en que nuestro sistema nervioso se vuelve funcional. Hasta recientemente, los pensamientos convencionales mantenían que el cerebro humano no era funcional hasta algún tiempo posterior al nacimiento, por el hecho que muchas de sus estructuras no estaban totalmente diferenciadas (desarrolladas), hasta ese momento. Sin embargo, esa suposición ha sido invalidada por el trabajo pionero de Thomas Verny (1981) y David Chamberlain (1988), entre otros, que han revelado las inmensas capacidades sensoriales y de aprendizaje expresadas por el sistema nervioso fetal. La significación de esta comprensión es que las percepciones experimentadas por el feto pudieran tener un profundo efecto en su fisiología y desarrollo. Esencialmente, las percepciones experimentadas por el feto son las mismas que aquellas experimentadas por la madre. La sangre fetal está en contacto directo con la sangre de la madre vía la placenta. La sangre es uno de los componentes más importantes del tejido conectivo, a través del cual pasan la mayoría de los factores organizacionales (ej: hormonas, factores de crecimiento, citoquinas) que coordinan la función de los sistemas del cuerpo. A medida que la madre responde a sus percepciones del medio ambiente, su sistema nervioso activa la liberación en su circulación de señales coordinadoras de conducta. Estas señales reguladoras controlan la función, y aún la actividad génica de los tejidos y órganos necesarios para que en ella se evoque la respuesta conductual requerida. Por ejemplo, si una madre está bajo estrés ambiental, ella activará su sistema adrenal, un sistema de protección que le suministra lo necesario para una respuesta de lucha o huida. Estas hormonas de estrés liberadas en la sangre preparan al cuerpo para evocar una respuesta protectora. En este proceso, los vasos sanguíneos de las vísceras se contraen forzando a la sangre a nutrir los músculos periféricos y huesos que dan protección. Las respuestas de lucha o huida dependen de un reflejo conductual (cerebelo) más que de un razonamiento consciente (mesencéfalo). Para facilitar este proceso, las hormonas de estrés constriñen los vasos sanguíneos del mesencéfalo forzando a que vaya más sangre al cerebelo para apoyar funciones conductuales reflejas. Durante una respuesta de estrés, la constricción de vasos sanguíneos en el intestino y mesencéfalo reprime el crecimiento y el razonamiento consciente (inteligencia) respectivamente. Actualmente se reconoce que, junto con los nutrientes, las señales de estrés y otros factores condicionantes en la sangre de la madre, cruzan la placenta y entran en el sistema fetal (Christensen 2000). Una vez que estas señales reguladoras maternas entran en el torrente sanguíneo fetal, ellas afectan los mismos sistemas diana en el feto, tal como lo hicieron en la madre. El feto experimenta simultáneamente lo que la madre está percibiendo en cuanto a sus estímulos ambientales. En ambientes estresantes, la sangre fetal preferencialmente fluye hacia los músculos y en cerebelo, mientras que disminuye el flujo hacia las vísceras y el mesencéfalo. El desarrollo de tejidos y órganos fetales es proporcional a la cantidad de sangre que ellos reciben. Consecuentemente, una madre que experimenta estrés crónico alterará profundamente el desarrollo de los sistemas fisiológicos que confieren crecimiento y protección en sus hijos.
Las percepciones aprendidas adquiridas por un individuo, comienzan a aparecer in útero y pueden ser subdivididas en dos grandes categorías. Un conjunto de percepciones aprendidas dirigidas hacia el exterior que "controlan" como respondemos a los estímulos ambientales. La naturaleza ha creado un mecanismo para facilitar este proceso de aprendizaje temprano. Tras el encuentro con un estímulo ambiental novel, el neonato está programado para primero observar como la madre o el padre responden a la señal. Los infantes son particularmente adeptos a interpretar rasgos faciales de los padres para discriminar la naturaleza positiva o negativa de un nuevo estímulo. Cuando un infante encuentra nuevos aspectos ambientales, generalmente primero se enfoca en la expresión de los padres para aprender como responder. Una vez que el nuevo aspecto ambiental es reconocido, este es acoplado a una respuesta conductual apropiada. El programa de entrada (estímulo ambiental) y de salida (respuesta conductual) acopladas se guarda en el subconsciente como percepción aprendida. Si el estímulo reaparece, el comportamiento "programado", codificado por la percepción subconsciente es inmediatamente evocado. La conducta está basada en un simple mecanismo de estímulo-respuesta. Las percepciones aprendidas dirigidas hacia el exterior son creadas en respuesta a todo, desde objetos simples hasta interacciones sociales complejas. Colectivamente, estas percepciones aprendidas contribuyen a la culturización del individuo. La programación del comportamiento subconsciente de un niño por parte de los padres, le permite a ese niño amoldarse con la voz "colectiva" o creencias de la comunidad.
Además de las percepciones dirigidas hacia el exterior, los humanos también adquieren percepciones dirigidas hacia el interior, las cuales nos dotan de creencias sobre nuestra auto-identidad. A fin de saber más sobre nosotros mismos, aprendemos a vernos de la manera que otros nos ven. Si un padre le proporciona una auto-imagen positiva o negativa a un hijo, esa percepción es grabada en el subconsciente del niño. La auto-imagen adquirida se vuelve la voz "colectiva" del subconsciente que modela nuestra fisiología (ej: rasgos de salud, peso) y conducta. A pesar de que cada célula es innatamente inteligente, por un acuerdo público, ella dará su lealtad a la voz colectiva, aún si esa voz se involucra en actividades auto-destructivas. Por ejemplo, si a un niño se le da una percepción de sí mismo de que él puede triunfar, continuamente se esforzará en hacerlo. Sin embargo, si al mismo niño se le proporciona la creencia de que no es "suficientemente bueno", el cuerpo se conformará con esa percepción, aún usando auto-sabotaje si es necesario, de manera de frustrar el éxito.
La biología humana depende tanto de las percepciones aprendidas, que no sorprende que la evolución nos haya provisto con un mecanismo que promueva un rápido aprendizaje. La actividad del cerebro y los estados de conciencia pueden medirse electrónicamente usando la encefalografía (EEG). Existen cuatro estados fundamentales de conciencia que se distinguen por la frecuencia de la actividad electromagnética en el cerebro. Estos estados de actividad aparecen en orden secuencial durante el desarrollo del niño (Laibow, 1999). Las ondas DELTA (0,5-4 Hz), el menor nivel de actividad, se expresan entre el nacimiento y los dos años de edad. Cuando una persona está en DELTA, se encuentra en un nivel de inconsciencia (parecido al sueño). Entre los dos y seis años de edad, el niño empieza a expresar un alto nivel de actividad caracterizada como THETA (4-8 Hz). La actividad THETA es el estado que experimentamos cuando nos levantamos, que estamos medio dormidos, medio despiertos. Los niños están en este estado tan imaginativo, cuando juegan, crean deliciosas tortas de lodo, etc. El niño comienza a expresar un nivel superior de actividad EEG llamado ondas ALPHA, alrededor de los seis años. ALPHA (88-12 Hz) está asociado con estados de conciencia tranquila. Convencionalmente, el mayor nivel de actividad cerebral, referido como BETA (12-35 Hz), estado asociado con conciencia activa o enfocada y que aparece en principio alrededor de los doce años.
El significado de este espectro de desarrollo es que un niño no expresa conciencia (actividad ALPHA) hasta después de los cinco años de edad. Antes del nacimiento, y durante los cinco primeros años de vida, el infante está primariamente en DELTA y THETA, lo que representa un estado hipnagógico. Para poder hipnotizar a un individuo, es necesario disminuir su función cerebral a estos niveles de actividad. Consecuentemente, el niño está esencialmente en un "trance" hipnótico durante los cinco primeros años de vida. Durante este tiempo está procesando percepciones de control biológico sin siquiera el beneficio o la interferencia de la discriminación consciente. El potencial de un niño está "programado" en su mente subconsciente durante esta fase del desarrollo. 
Las percepciones aprendidas forman "conexiones eléctricas" tal como rutas sinápticas en el subconsciente, el cual en esencia representa lo que reconocemos como el cerebro. La conciencia, la cual se expresa funcionalmente como la aparición de ondas ALPHA alrededor de los seis años, está asociada con la más reciente adición al cerebro, la corteza pre-frontal. La conciencia humana está caracterizada por una conciencia del "yo". Mientras que la mayoría de nuestros sentidos, vista, oído y olfato, observan el mundo externo, la conciencia se asemeja a un "sentido" que observa los trabajos interiores de su propia comunidad celular. La conciencia siente las sensaciones y las emociones generadas por el cuerpo, y tiene acceso a la base de datos guardada, que conforma nuestra biblioteca perceptual. 
Para comprender la diferencia entre el consciente y el subconsciente, consideremos esta relación instructiva: La mente subconsciente representa el disco duro del cerebro (ROM), y la mente consciente es el equivalente del "escritorio" (RAM). Como el disco duro, el subconsciente puede guardar una cantidad inimaginable de datos perceptuales. Este puede estar programado para estar "conectado", implicando con esto que las señales que se reciben van directamente a la base de datos y son procesadas sin la necesidad de la intervención del consciente. Para el momento en que la conciencia evoluciona a un estado funcional, la mayoría de las percepciones fundamentales sobre la vida se han programado dentro del disco duro. La conciencia puede acceder a esta base de datos y abrirlos para revisar una percepción aprendida como si fuera un manuscrito conductual. Esto sería igual a cuando se abre un documento del "escritorio" a partir del disco duro de una computadora. En estados conscientes, nosotros tenemos la habilidad de revisar el manuscrito y editar el programa hasta que veamos que está apto, justo como haríamos con documentos "abiertos" en nuestra computadora. Sin embargo, el proceso de edición no cambia de forma alguna la percepción original la cual sigue interconectada en el subconsciente. No hay cantidad de gritos ni de lisonjas a nivel consciente que pueda cambiar el programa subconsciente. Por alguna razón, pensamos que existe una entidad en el subconsciente que escucha y responde a nuestros pensamientos. En realidad el subconsciente es una base de datos fría y sin emociones, de programas guardados. Su función está estrictamente relacionada con la lectura de las señales ambientales y el empleo de programas conductuales conectados eléctricamente, sin realizar preguntas ni juicios. 
La conciencia puede tratar de anular una grabación subconsciente mediante poder y ánimo. Usualmente estos esfuerzos se encuentran con diferentes grados de resistencia, dado que las células están obligadas a adherirse al programa subconsciente. En algunos casos, las tensiones entre el poder consciente y los programas subconscientes pueden resultar en serios desórdenes neurológicos. Por ejemplo, consideremos el destino del concertista de piano australiano David Helfgott, cuya historia se presentó en la película Shine. David fue programado a no triunfar, por su padre, un sobreviviente del holocausto, ya que el éxito lo haría vulnerable porque sobresaldría sobre los otros. A pesar de la implacabilidad de la programación de su padre, David estaba completamente consciente que él tenía categoría para ser un pianista mundial. A fin de probarse a sí mismo, Helgott escogió a propósito, una de las más difíciles composiciones para piano, para interpretarla en una competencia nacional, una pieza de Rachmaninoff. Tal como lo revela la película, en la etapa final de su maravillosa ejecución, ocurrió un conflicto importante entre su deseo consciente de triunfar, y su programa subconsciente de fallar. Cuando él tocó exitosamente la última nota, perdió el sentido, y cuando se recuperó estaba irreparablemente loco. El hecho de que su poder consciente forzara los mecanismos de su cuerpo a violar la voz "colectiva" programada, lo condujo a alteraciones neurológicas. 
Los conflictos que generalmente experimentamos en la vida están frecuentemente relacionados con nuestros esfuerzos conscientes de tratar de "forzar" cambios sobre nuestra programación subconsciente. Sin embargo, a través de una variedad de modalidades de las nuevas corrientes de la Psicología (ej: Psych-K, EMDR, Avatar, etc), el contenido de las creencias subconscientes pueden ser evaluadas, y mediante el uso de protocolos específicos, la conciencia puede facilitar una rápida "re-programación" de creencias limitantes centrales.

Bibliografía

Appenzeller, T., (1999) Test tube evolution catches time in a bottle. Science 284:2108-2110 

Baltimore, D., (2001) Our genome unveiled. Nature 409:814-816 
Cairns, J., Overbaugh, J., and Miller, S., (1988) The Origin of Mutants. Nature 335:142-145
Chamberlain, D. B. (1988) Babies remember birth. Los Angeles, J. P. Tarcher, Inc.
Chicurel, M., (2001) Can organisms speed their own evolution? Science 292:1824-1827
Christensen, D., (2000) Weight matters, even in the womb. Science News 158:382-382 Joyce, G. F., (1997) 
Evolutionary chemistry: Getting there from here. Science 276:1658-1659 
Laibow, R., (1999) Medical applications of neurofeedback, in Quantitative EEG and Neurofeedback; James R. Evans and Andrew Abarbanel, eds., San Diego, Academic Press 
Lipton, B. H. (1998a) Nature, Nurture and the Power of Love. Journal of Prenatal and Perinatal Psychology and Health 13:3-10 
Lipton, B. H. (1998b) The Evolving Science of Chiropractic Philosophy. Today's Chiropractic 27(5):16-19
Lipton, B. H. (1999) The Evolving Science of Chiropractic Philosophy. Part II. Today's Chiropractic, 28(6): 20-31 
Lipton, B., Bensch, K. G., and Karasek, M. (1991) Microvessel endothelial cell transdifferentiation: Phenotypic characterization. Differentiation, 46:117-133 
Lipton, B. H., Bensch, K. G., and Karasek, M. (1992) Histamine-modulated transdifferentiation of dermal microvascular endothelial cells. Experimental Cell Research, 199:279-291 
Nijhout, H. F., (1990) Metaphors and the Role of Genes in Development. BioEssays 12 (9):441-446 
Schultz, E. A. and Lavenda, R. H. (1987) Cultural Anthropology: A perspective on the human condition. (page 5) St Paul, MN, West Publishing Company 
Symer, D. E. and Bender, J., (2001) Hip-hopping out of control. Nature 411:146-149 
Thaler, D. S., (1994) The Evolution of Genetic Intelligence. Science 264:224-225 
Verny, T. R. (1981) The secret life of the unborn child. New York, Bantam Press 
Vinson, V., Purnell, B., Chin, G., and Marx, J. (2000) Macromolecular ballet. Science, 288, 1369 
Vogel, G,. (2000) Stem Cells: New excitement, persistent questions. Science 290:1672-1674 
Wedemayer, G. J., et al., (1997) Structural insights into the evolution of an antibody combining site. Science 276:1665-1669