Noticias
  • Register

Pensamiento del Mes

" El amor incondicional es el más poderoso estimulante que se conoce del sistema inmunológico"
Bernie S. Siegel de Amor, Medicina y Milagros 1998.

Cáncer de mama y embarazo

Cáncer de mama y embarazo
28 de Noviembre de 2008  | Referencia: Quinto Día 

La emoción del embarazo puede opacar la atención que se presta a algunas patologías como el cáncer de mama. Si bien esta enfermedad ha sido blanco de múltiples mitos y realidades, la información médica sigue siendo la más idónea para estar al tanto de lo que arrojan las investigaciones científicas hasta el momento. Se habla de este tipo de cáncer y embarazo cuando la enfermedad se presenta durante el periodo de gestación y un año posterior al parto.

"La tendencia actual en las mujeres en países de-sarrollados y en ciertos grupos sociales de nuestro país es el de tener su primer hijo después de los 35 años, es decir, que se acercan a la edad donde el cáncer de la mama es más frecuente, como lo es después de los 40-45 años", explicó Alberto Contreras, cirujano oncólogo y presidente de la Sociedad Venezolana de Mastología. Esta tendencia a mujeres embarazadas a mayor edad podría verse reflejado en el futuro, en un mayor número de casos de embarazadas con cáncer de seno. Aunque también es cierto que hasta 20% de las pacientes con este padecimiento son menores de 40 años, están en plena edad reproductiva.

Las últimas cifras aportadas por el Ministerio del Poder Popular para la Salud informan cerca de 3.000 nuevos casos de cáncer de mama con 500 muertes. No está especificada la coincidencia de la enfermedad con la concepción, sin embargo, a escala mundial se reportan diferentes cifras que oscilan entre 1 caso de cada tres mil a 10 mil embarazos.

Sobre el peligro de padecer este tipo de cáncer para las mujeres que no han gestado, mencionó que en la gran mayoría de los casos, aproximadamente un 80%, no existen antecedentes ni otros factores de riesgo para tener esta enfermedad. En Venezuela se estima que una de cada 33 mujeres durante el transcurso de su vida tiene riesgo de desarrollar este cáncer, mientras en otros países como Estados Unidos es de una de cada 8 féminas.

Diagnóstico justificado 

Pese a la creencia de que las mujeres embarazadas no deben practicarse evaluaciones diagnósticas como la mamografía, el especialista argumentó que esta prueba se realiza en cualquier momento y a cualquier edad cuando hay la sospecha cierta de cáncer de la mama, "no quiere decir que es un estudio de rutina en el online casino control de un embarazo donde no hay evidencia de dicha patología, pero sí es un llamado de atención para el médico que controla la gravidez, quien debe hacer una evaluación clínica de las mamas en cada consulta de control".

El diagnóstico de este tipo de cáncer en las damas encintas e inmediatamente después de haber dado a luz puede presentar ciertas dificultades, ya que los síntomas y signos pudieran confundirse con los cambios fisiológicos de la mama gestante o en periodo de lactancia. De ahí que la mamografía debe ser un estudio de excelente calidad y acompañada de un ultrasonido cuando esté indicado. "Si persiste la sospecha se procede igual que en el caso de las no embarazadas, tomando muestra de la lesión mediante punción de aguja fina o gruesa", dijo el galeno.

Según algunos datos, uno de los factores que más influye en la incidencia actual del cáncer de mama es el cambio en los hábitos reproductivos, lo que Contreras aseguró que no se comprobado, aunque siempre se ha mencionado al embarazo como un efecto protector sobre el tejido mamario para desarrollar tumores malignos, lo cual se fundamenta en la teoría que define la concepción y la lactancia como etapas del desarrollo del tejido mamario donde se completa su maduración haciéndolo de alguna manera menos vulnerable a cambios ocasionados por estímulos carcinogénicos (estimulan el crecimiento del tumor).

Atención integral 

Así como se estima que la primera gestación tardía es un factor de gran riesgo para cáncer de seno, bajo el argumento de que como la glándula mamaria ha estado sin actividad hasta los 35 años o más recibe tal volumen de estrógenos que puede resultar peligroso. "El embarazo se relaciona con menor incidencia de cáncer, pero cuidado, esto no es cierto en todos los casos y también se ha mencionado que un desarrollo precoz (menarquia antes de los 9 años) y menopausia tardía (después de 55 años) mantiene a la mama durante un periodo de tiempo prolongado bajo el estímulo de lo estrógenos, las hormonas femeninas que favorecen la proliferación del tejido mamario", detalló.

En caso de diagnosticarse el cáncer de mama durante el embarazo, Contreras detalló que se debe evaluar a la paciente de una manera integral: su estado de salud general, cardiopulmonar, hepático, renal, bioquímica y estudiar la extensión de la enfermedad para conocer si se está en una etapa inicial, localmente avanzada o con enfermedad a distancia (metástasis). De esta forma, se podrá determinar cuál es su tratamiento adecuado y esto va a depender también de la etapa de la gestación (primero, segundo o tercer trimestre), ya que se está tratando la vida del feto y la de la madre.